Buscar

Semana 5 posparto

Tabla de contenidos

Tu bebé ha superado la marca de un mes -¡hurra! – y está pasando de ser un recién nacido indefenso a un bebé interactivo (y activo), sonriente y balbuceante. Le espera mucha diversión.

Mientras tanto, tú pasas de ser una madre o padre novato a un (casi) profesional de la crianza.

Y a medida que el bebé crece y los dos os conocéis mejor, es probable que empecéis a coger un ritmo. Esto dará paso a una rutina más fiable en los próximos dos meses.

El desarrollo de tu bebé en la quinta semana posparto

Aspectos básicos del sueño

Los recién nacidos de hasta 3 ó 4 meses necesitan dormir entre 14 y 17 horas en un período de 24 horas, y suelen despertarse cada dos o cuatro horas para comer.

Aspectos básicos de la alimentación

Los bebés deben comer todo lo que quieran a esta edad, pero una regla general es de aproximadamente 500 a 700 ml de leche materna o de fórmula en 24 horas.

¿Sabías que?

Cuando los bebés imitan las expresiones faciales de sus cuidadores, también se desencadena la emoción en ellos.

Aunque tu bebé sigue intentando decirte lo que le pasa llorando, también está aprendiendo a comunicarse de otras maneras. Esos adorables gruñidos, gorjeos y arrullos son la forma en que el bebé experimenta con su pequeña boca, lengua y garganta, y descubre qué combinación de acciones produce qué sonidos.

La mejor manera de fomentar la comunicación de tu bebé es mantener la conversación. Así que adelante, arrulla y gorjea.

Hacer coincidir los arrullos con los gorjeos será extraordinariamente satisfactorio para tu bebé, y le incitará a continuar con esas exploraciones verbales que acabarán conduciendo a los primeros y significativos “mamá” o “papá”.

Y aunque hablar el idioma de tu bebé es importante, igual de importante es hablar tu idioma.

Los bebés aprenden por imitación, así que no dejes de hablarle mientras le cambias los pañales (“¡Qué deditos más bonitos!”), mientras das un paseo (“Hace un día tan soleado”) o mientras haces la compra (“Este tomate rojo está riquísimo”).

Por supuesto, tu bebé no tiene ni idea de lo que le dices, todavía. Pero está absorbiendo cada sílaba que se pronuncia, y oírte hablar es la mejor manera de ayudar a tu pequeño a desarrollar el habla.

¿Todavía no dice mucho? No te preocupes. Algunos bebés se toman su tiempo en el tema de las palabras, y eso también es perfectamente normal.

Empezará a hablar en los próximos meses. Como siempre, consulta a tu pediatra si te preocupa.

El crecimiento de tu bebé en la semana 5

Tu bebé está creciendo a pasos agigantados.

El bebé medio de 5 semanas pesa alrededor de 4 kg, pero recuerda que el rango es amplio.

Por tanto, tanto si tu bebé está en el percentil 10 como en el 90, será más pequeño o más grande que la media.

Asegúrate de hacer un seguimiento del crecimiento de tu pequeño por sí mismo en lugar de medirlo con el de otros bebés. Si tu médico está satisfecho con el aumento de peso de tu bebé, tú también deberías estarlo.

La salud de tu bebé de 5 semanas

¿Qué es una candidiasis bucal?

En los bebés, la candidiasis bucal es un tipo de infección por hongos que aparece en forma de manchas o llagas blancas o amarillas en la boca del bebé, a menudo en las encías, la lengua, el paladar y el interior de las mejillas.

Piel seca

Casi todo el mundo sufre de vez en cuando de sequedad cutánea, pero la piel de los bebés puede ser especialmente sensible, sobre todo en los meses más fríos. Las manchas de sequedad pueden aparecer en forma de piel áspera y escamosa y tienden a aparecer en las manos, los pies, la cara y los labios.

Un pequeño resfriado

Los bebés se resfrían mucho en sus primeros años de vida y, afortunadamente, la mayoría de ellos son leves. Los síntomas más comunes a los que hay que prestar atención son: secreción o congestión nasal, tos, estornudos, fatiga y fiebre.

Los síntomas del resfriado en los bebés también pueden ser similares a los del COVID-19, así que consulta con tu pediatra para ver si debes hacerle la prueba.

Cómo detectar los cólicos

Todos los bebés lloran, pero aproximadamente 1 de cada 5 bebés llora sin motivo y durante horas. El cólico se diagnostica cuando el llanto dura al menos tres horas al día, tres días a la semana, durante al menos tres semanas seguidas. La buena noticia es que debería disminuir en torno a la 12ª semana.

Consejos para el posparto y el bebé

Sonrisas y sonidos del bebé

A las 5 semanas de vida, cuando las comisuras de la boca de tu bebé se curvan, puedes atribuirlo con seguridad a una verdadera sonrisa social, a menos que, por supuesto, detectes ese olor que significa que ha llegado el momento de cambiar el pañal.

¿Y quién mejor para practicar esas primeras sonrisas que mamá y papá?
Así que sigue hablándole y cantándole a tu bebé, además de regalarle algunas sonrisas propias, y esa preciosa sonrisa de bebé hará que tu corazón se derrita.

Otra cosa con la que tu bebé de 5 semanas sonreirá ahora: la música, ya sea que le cantes mientras le das de comer o que la radio suene de fondo.

Tu bebé también es muy consciente de otros sonidos, como las campanas, los ladridos de los perros, el agua corriente y los silbidos. Puede dar patadas de placer ante estos sonidos, gritar o callarse para escucharlos mejor (depende mucho de si son sonidos que le resultan familiares en el útero).

Asegúrate de anotar qué sonidos calman mejor a tu bebé para poder recrearlos cuando más lo necesites.

Estresarse menos con las comidas

Lo primero es lo primero: hazte con productos básicos. Llena tu despensa y tu nevera con cosas como caldo de pollo bajo en sodio, vegetales congelados, aceite de oliva y huevos.

De este modo, será más fácil hacer la compra semanal.

Saber que tienes los ingredientes clave a mano antes de empezar a preparar una comida hace que el proceso sea mucho más fácil.

Además, no seas esclavo de la programación: seamos sinceros, por muy divertido que parezca el martes de tacos, pueden surgir cosas y decidir en el último momento que no quieres nada más que un bol de cereales o de mantequilla de cacahuete.

Guarda un hueco a la semana para una comida de sobra y date un margen de maniobra extra para cambiar las cosas, de modo que la hora de la cena no suponga ninguna presión… e incluso sea divertida.

Alergias a la leche en los bebés

Cuando un bebé tiene alergia a la leche, su sistema inmunitario reacciona negativamente a las proteínas de la leche de vaca.

Si el bebé es amamantado, está reaccionando a los lácteos que ha consumido su madre (las proteínas de la leche pasan a través de la leche materna). Si el bebé se alimenta con leche artificial, reacciona a las proteínas de la leche de vaca que contiene la fórmula.

En cualquiera de los casos, el sistema inmunitario ve las proteínas de la leche de vaca como sustancias extrañas y, en sus esfuerzos por rechazar a los invasores, el cuerpo libera histamina y otras sustancias químicas, que provocan síntomas alérgicos en el organismo.

Los síntomas de las alergias a la leche en los bebés incluyen: regurgitación frecuente, vómitos, signos de dolor abdominal, diarrea, sangre en las heces, falta de aumento de peso, urticaria, erupción cutánea escamosa, tos o sibilancias, ojos llorosos y nariz congestionada, problemas para respirar o incluso anafilaxia, una reacción alérgica potencialmente mortal y que requiere una llamada inmediata al médico, al 061 y/o un viaje a urgencias.

Si tu bebé tiene síntomas de alergia a la leche, acude a tu pediatra, que probablemente le hará una exploración física y un examen de las heces, hablará de los antecedentes familiares de alergias y quizá incluso le haga una prueba de punción cutánea y te remita a un alergólogo para que le haga más pruebas.

Acné infantil

Si pensabas que tenías que esperar a la pubertad para preocuparte por las manchas que empañan la piel de tu bebé, piénsalo de nuevo.

Alrededor del 40 por ciento de los bebés desarrollan acné infantil, que suele aparecer a las 2 o 3 semanas de edad y suele desaparecer antes de los 6 meses.

El acné infantil está causado por las hormonas de la madre, que aún circulan por el torrente sanguíneo del bebé.

Estos granos que aparecen en la piel cristalina de tu pequeño no son bonitos, pero la buena noticia es que son inofensivos y no dejarán cicatrices permanentes; solo hay que resistir el impulso de apretarlos o aplicar cremas.

La mejor solución es mantener la zona limpia (solo con agua) y dejar que los granos desaparezcan por sí solos (que lo harán, y pronto).

Tu vientre después del bebé

Aunque no hayas ganado mucho peso durante el embarazo, y aunque hayas perdido la mayor parte de los kilos en el hospital, es probable que tu barriga sobresalga durante al menos un mes o más después del parto.

Y no pasa nada: después de todo, tu piel es elástica, pero tu útero acaba de pasar del tamaño de una pera al de una sandía. Así que te va a llevar un tiempo volver a tener el tamaño de una fruta de hueso.

De hecho, durante los primeros días después del parto, es probable que sientas calambres abdominales. Eso es que tu útero se contrae mientras empieza a encogerse. Además, tus músculos abdominales se han distendido para hacer sitio al bebé.

Recuerda que debes esperar a que tu médico te dé el visto bueno para hacer abdominales, sobre todo si te han hecho una cesárea.

Hemangiomas en fresa

Los hemangiomas en forma de fresa, también conocidos como hemangiomas infantiles, son marcas de nacimiento blandas y elevadas, parecidas a las bayas, que suelen aparecer en el cuero cabelludo, la cara, el pecho o la espalda del bebé. Pueden crecer rápidamente al principio, pero tienden a detenerse cuando su pequeño tiene unos meses de edad.

Los hemangiomas en forma de fresa son frecuentes en los bebés y suelen desaparecer en torno a su primer cumpleaños, y a menudo desaparecen por completo entre los 4 y los 5 años de edad, si no antes. Sin embargo, a veces queda tejido cicatricial.

Estas marcas de nacimiento se forman cuando un grupo de pequeños vasos sanguíneos inmaduros se agrupan. Lo mejor es ver si el hemangioma desaparece por sí solo.

Si no es así, habla con tu pediatra para saber qué opción de tratamiento es la mejor para tu bebé. Si el hemangioma crece mucho o está cerca o sobre los ojos, la nariz o la boca del bebé (lo que puede dificultar la visión, la respiración y la alimentación), el pediatra puede optar por extirparlo.

En el caso de los bebés, el médico suele recetar medicamentos orales o tropicales y/o inyecciones antes de considerar la cirugía o los tratamientos con láser.

¿Métodos anticonceptivos en la lactancia?

Si estás dando el pecho, es posible que hayas oído que la lactancia puede servir como método anticonceptivo, y aunque eso no es del todo falso, tampoco es cierto.

La lactancia materna ofrece protección, hasta cierto punto.

La lactancia materna exclusiva, que consiste en dar el pecho al menos cada cuatro horas durante el día y al menos cada seis horas por la noche, durante los seis primeros meses después del parto y antes de que vuelva la menstruación, se conoce como amenorrea de la lactancia (LAM). Se considera una forma de control de la natalidad siempre que se cumplan todos los criterios.

Sin embargo, la lactancia materna fuera de esos criterios, especialmente cuando se complementa con leche de fórmula o sólidos y la regla aún no ha vuelto, no ofrece la misma protección anticonceptiva.

Por este motivo, es probable que tu obstetra/ginecólogo te sugiera que cambies a otro tipo de anticonceptivo si no estás intentando quedarte embarazada (lo que tu médico debería desaconsejar hasta que tu bebé tenga al menos entre 12 y 18 meses).

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos