Buscar

Semana 1 posparto

Tabla de contenidos

Por fin ha llegado tu bebé. Después de nueve meses de espera, de interrogantes y de anticiparse, ese dulce y oloroso bollito ya está en tus brazos.

Tal vez no esperabas que tu recién nacido tuviera los ojos hinchados y arrugados y un poco de cabeza de cono. Pero tiene sentido teniendo en cuenta su larga estancia en tu útero estrecho y acuoso, seguida de un apretado paso por el canal de parto.

Por suerte, es precioso para ti y afortunadamente, se volverá aún más fotogénico a medida que avance la semana. Acuérdate de saborear todos esos primeros mimos, las primeras tomas y los primeros acurrucamientos piel con piel.

Ahora es el momento de iniciar el proceso de vinculación con el nuevo miembro de la familia.

Ten en cuenta que esos sentimientos de amor y apego no siempre se producen de forma automática, sino que a veces tardan en crecer a lo largo de las semanas y los meses siguientes.

¿Qué puedes esperar durante la primera semana de tu recién nacido? Aquí tienes un vistazo:

El desarrollo de tu bebé en la primera semana postparto

Aspectos básicos del sueño

Los recién nacidos de hasta 3 ó 4 meses necesitan dormir entre 14 y 17 horas en un periodo de 24 horas, y suelen despertarse cada dos o cuatro horas para comer.

Aspectos básicos de la alimentación

Los bebés deben comer todo lo que quieran a esta edad, aproximadamente 60 0 70 ml de leche materna o de fórmula en cada toma.

¿Sabías que?

El bebé perderá peso después de nacer. Casi todos los recién nacidos saldrán del hospital o del centro de maternidad con menos peso que cuando se registraron por primera vez.

¿Qué podrá hacer tu bebé esta semana?

Podrá levantar la cabeza brevemente cuando se le coloque boca abajo. También será capaz de enfocar objetos que estén a una distancia de entre 20 y 30 centímetros, exactamente la distancia a la que estará tu cara cuando la mires, algo que probablemente harás mucho esta semana (y en las siguientes).

Pero tal vez el más notable de sus comportamientos de recién nacido sean esos reflejos incorporados que vienen de serie en todos los recién nacidos, incluido el importantísimo reflejo de enraizamiento (cuando se le acaricia la mejilla, se vuelve en esa dirección), que ayuda al bebé a localizar el pecho o el biberón, y el reflejo de succión (la forma que tiene la naturaleza de asegurarse de que el bebé se alimenta del pecho o del biberón).

No te sorprendas si tu bebé parece muy dormido al principio. Es de esperar un largo periodo de somnolencia pronunciada el segundo e incluso el tercer día de vida, y posiblemente esté diseñado para dar a los recién nacidos la oportunidad de recuperarse del agotador trabajo de nacer. ¡Y tú pensabas que eras la única que estaba cansada!

Tendrá periodos más largos de vigilia a medida que avancen las semanas. De momento, aprovecha su somnolencia e intenta descansar cuando él lo haga.

El crecimiento de tu bebé en la semana 1 postparto

La gran mayoría de los recién nacidos a término pesan entre 2,5 y 3,5 kilos y miden entre 30 y 40 centímetros.

Hay algo que quizá no esperabas: Tu pequeño perderá algo de peso durante los primeros días después del nacimiento. De hecho, casi todos los recién nacidos saldrán del hospital con un peso inferior al que tenían cuando nacieron, con una pérdida media del 5 al 10 por ciento de su peso al nacer durante su primera semana.

¿Te preguntas cuándo recuperará tu pequeño ese peso?

Los bebés amamantados, que solo toman cucharaditas de calostro durante los primeros días de alimentación, no recuperarán su peso al nacer hasta bien entrada la segunda semana. Los bebés alimentados con leche artificial pueden volver a ganar peso antes.

La salud de tu bebé en la semana 1 postparto

Pruebas y puntuaciones de Apgar del bebé

Los médicos determinarán el estado general de tu bebé mediante la puntuación de Apgar, que evalúa su aspecto, pulso, reflejos, tono muscular y respiración.

Inyección de vitamina K

Durante su estancia en el hospital o centro de partos, el personal le administrará una inyección de vitamina K para mejorar la capacidad de coagulación de la sangre de su pequeño bebé.

Pruebas de detección del recién nacido

Otras pruebas de cribado para el recién nacido son la prueba de trastornos metabólicos y hormonales, la prueba de cardiopatías congénitas y la prueba de audición.

Cuidado del cordón umbilical

Para cuidar el muñón umbilical de tu pequeño, basta con mantener la costra limpia y seca.

La visita del bebé de una semana

La primera cita del bebé con el pediatra fuera del hospital suele programarse para la semana siguiente al nacimiento, donde se le hará un examen completo.

Consejos para el posparto y el bebé

Entender el peso del bebé

¿Qué hace que tu bebé pese más o menos que el recién nacido del moisés de al lado?

Hay varios factores que entran en juego, como tu propia dieta y peso, tanto antes como durante el embarazo.

Por ejemplo, si tienes sobrepeso, puedes tener un bebé más pesado; si no recibes suficientes nutrientes durante el embarazo, tu bebé puede ser más pequeño.

Otros factores que pueden influir son tu salud prenatal, tu propio peso al nacer y la genética, si tu bebé es niño o niña (los niños tienden a ser más pesados), si es tu primogénito (tienden a ser más pequeños que los siguientes), si tu bebé es gemelo o trillizo (los múltiples tienden a ser más pequeños que los únicos) y la raza de tu bebé (los bebés blancos a veces son más grandes que los negros, asiáticos o nativos americanos).

Tu primera caca posparto

Acabas de expulsar unos 3 kilos (más o menos) de bebé, así que ¿por qué te asusta tener que expulsar esa primera (probablemente pequeña) caca posparto? Tal vez sea porque acabas de expulsar esos 3 kilos de bebé.

Es cierto, ese maravilloso hito (la primera defecación después del parto) puede tardar un poco en llegar. Por un lado, los músculos del estómago, que te ayudan a defecar, se han estirado y debilitado. Por otro, el propio intestino puede ser reacio a volver a trabajar de inmediato, especialmente si esos músculos se traumatizaron durante el parto (dame un respiro, ¿quieres?).

Aparte de eso, pero igual de poderoso, está el factor miedo. Seguramente te preocupa que se te rompan los puntos (no te preocupes, no lo harán), que se te agraven las hemorroides, que sientas un dolor intenso (de nuevo, ¿tan pronto?) o que te sientas avergonzada, sobre todo si todavía compartes habitación en el hospital.

Pero cuanto antes vuelvas a mover los intestinos, mejor para todos.

Como siempre, la fibra y los líquidos son tus amigos (aunque no abuses de ninguno de ellos), y caminar un poco (con calma al principio) también puede ayudar. Si es necesario, un ablandador de heces y un laxante suave pueden hacer que ese primer movimiento sea un poco menos incómodo, pero pregunta primero a tu médico.

El aspecto de tu recién nacido

El vello fino y velloso que puede cubrir el cuerpo de tu bebé se llama lanugo, y se caerá en las próximas semanas. La frondosa melena que puede lucir tu bebé también desaparecerá.

Esa primera cabellera -si es que tiene pelo- será sustituida por mechones de textura y color totalmente diferentes.

¿Y ese escroto hinchado de tu bebé o esos labios hinchados de tu niña? Son perfectamente normales (se deben a las hormonas tuyas que aún circulan por el cuerpo de tu recién nacido). También son temporales, y se reducirán a las proporciones de un bebé antes de que te des cuenta.

Ojos hinchados después del parto

Si te esforzaste mucho para sacar a ese precioso bebé, puede que te sientas como si hubieses disputado unos cuantos asaltos en el cuadrilátero, y puede que tu aspecto también lo sea.

Los ojos negros, azules e inyectados en sangre son típicos de las flamantes mamás, pero este síntoma posparto es inofensivo y temporal, el resultado de forzar los músculos de la cara al empujar.

La buena noticia es que esto  desaparecerá y tus ojos volverán a la normalidad en cuestión de semanas.

Lo que sí puede persistir un poco más en el posparto son las bolsas bajo los ojos. El cansancio (que pronto se convertirá en tu segundo nombre) y los fluidos corporales adicionales (que aún quedan del embarazo) forman un potente cóctel cuando se trata de ojos hinchados.

¿Qué hacer? Puedes intentar acelerar la recuperación aplicando una compresa fría varias veces al día. Las bolsas de té frías también funcionan bien: el té contiene tanino, un astringente natural que puede ayudar a reducir la hinchazón.
También puedes probar un gel para los ojos, que puedes mantener frío en la nevera, y que contiene ingredientes desinflamantes como el árnica, la manzanilla y el pepino, o intentar prevenir los ojos hinchados en primer lugar durmiendo sobre un par de almohadas para elevar la cabeza y evitando los alimentos salados y el alcohol.

¡Y descansa, descansa, descansa siempre que puedas!

Señales de ictericia del recién nacido

La ictericia, una afección común que hace que la piel del bebé se vuelva amarillenta, se da en el 60% de los bebés, suele aparecer entre dos y tres días después del nacimiento y durar entre una semana y 10 días (a veces más en el caso de los bebés prematuros).

En la mayoría de los casos, la ictericia desaparece por sí sola (o, a veces, con un tratamiento suave) sin efectos nocivos.
Aunque no hay nada que se pueda hacer para prevenir la ictericia, es importante estar atento a los signos reveladores, sobre todo porque la afección puede no desarrollarse hasta después de llevar al bebé a casa desde el hospital, y buscar tratamiento si es necesario.

La ictericia suele aparecer primero en la cara y luego se extiende al resto del cuerpo del bebé, incluido el blanco de los ojos.

Una buena forma de comprobar si un bebé de piel clara tiene ictericia es ponerlo a la luz del sol y presionar suavemente la frente y la nariz con los dedos. En los bebés de piel más oscura, el color amarillento puede ser visible solo en las palmas de las manos y las plantas de los pies, así que compruébalo ahí.

Si la piel aparece amarillenta en el lugar donde has hecho las impresiones, llama a tu pediatra.

Probablemente el médico querrá examinar a tu bebé y tomar una muestra de sangre para determinar los niveles de bilirrubina, un pigmento que se produce en la sangre cuando el cuerpo descompone los glóbulos rojos viejos.

Ganar la confianza como padres

Los padres no nacen, se hacen en el trabajo: un pañal sucio, una sesión maratoniana de alimentación, un baño, una salida (incluida una salida en la que te olvidas de meter toallitas y las necesitas urgentemente), una noche de insomnio cada vez.

Por suerte, los bebés perdonan mientras aprendes. Y lo que más puede ayudar -además del paso del tiempo y la acumulación de experiencia- es saber que estás en buena compañía.

Todas las madres (incluso las más experimentadas, a las que probablemente miras con envidia) se sienten abrumadas en las primeras semanas, sobre todo cuando el agotamiento posparto (unido a la recuperación) hace mella.

Así que no te compliques (y córtate un trozo de queso y quizá también una rebanada de pan, ya que el bajo nivel de azúcar en sangre puede contribuir a esa sensación de agobio) y date mucho tiempo para adaptarte y seguir el programa de la crianza.

Muy pronto (antes de lo que crees), los retos cotidianos del cuidado del bebé dejarán de ser un desafío. De hecho, serán tan naturales que podrás hacerlos mientras duermes (y a menudo sentirás que lo haces).

Cambiarás los pañales, darás de comer, harás eructar y tranquilizarás al mejor de los bebés. Serás una madre, y los padres, por si no lo sabes, pueden hacer de todo.

Congestión mamaria

Alrededor de dos a cinco días después del parto, cuando te sube la leche (después del calostro), tus pechos se hinchan y se vuelven asombrosamente duros, duros como una roca, o más bien como dos rocas. Dos rocas muy dolorosas.

Si no estás dando el pecho, la congestión debería remitir en unos días. En este caso, deberás llevar un sujetador ajustado para minimizar la congestión.

También deberás evitar cualquier tipo de estimulación del pezón o de extracción de leche, ya que de lo contrario tus pechos seguirán produciendo leche. Las compresas de hielo pueden aliviar las molestias.

Si estás amamantando, puedes esperar que la congestión disminuya en dos o tres días. Pero pueden pasar algunas semanas hasta que el bebé y los pechos se adapten a una buena relación de demanda y suministro.

Hasta entonces, puedes tomar algunas medidas para minimizar el dolor y las molestias de la congestión, como utilizar compresas calientes antes de la sesión de lactancia y compresas frías después, extraer un poco de leche con un sacaleches o a mano, masajear los pechos y, sobre todo, alimentar a tu bebé con frecuencia, cada dos o tres horas.

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos