6 Semanas de Embarazo

Tabla de contenidos

Característica 1

Característica Feto 1

Característica 2

Característica Feto 2

Característica 3

Esta semana, tu bebé empieza a parecerse más a un bebé: la cabeza de tu pequeño va tomando forma, mientras que las mejillas, la barbilla y las mandíbulas también empiezan a formarse.

En la sexta semana de embarazo, es posible que también te sientas realmente embarazada, gracias a síntomas como el ardor de estómago, las náuseas y la micción frecuente.

5 Semanas de Embarazo - Síntomas

¡Sonríe!

La cara de tu pequeño está tomando forma esta semana, con las mejillas, la barbilla y las mandíbulas empezando a formarse.


¡El corazón del bebé late!

El corazón de tu bebé ha empezado a latir en algún momento entre la semana 5 y ahora. Incluso es posible que esta semana puedas ver el golpeteo revelador en una ecografía.


Posición fetal

Por algo se llama posición fetal: tu futuro bebé, que parece un diminuto renacuajo con una pequeña “cola”, está acurrucado con las piernas metidas hacia el torso. No hay planes de moverse pronto.

¿Cuánto son 6 Semanas de Embarazo?

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 6 semanas?

Cuando tienes 6 semanas de embarazo, la medida de la coronilla a la rabadilla de tu bebé (más adelante) es de entre un quinto y un cuarto de pulgada y sigue creciendo, lo que hace que tenga el tamaño de una cabeza de clavo o de un guisante (tu pequeño guisante).


La cabeza del bebé toma forma

Puede que tengas que hacer frente a todos los síntomas del embarazo, pero también hay muchas buenas noticias. Los pliegues de tejido de la prominente protuberancia de la parte superior -la cabeza- se están convirtiendo en la mandíbula, las mejillas y la barbilla de tu bebé, que acabarán convirtiéndose en una adorable cara.
¿Y esas pequeñas hendiduras a ambos lados de la cabeza son los dulces hoyuelos que siempre esperaste que tu bebé heredara del lado de la familia de tu madre? No, son conductos auditivos en ciernes. Los pequeños puntos de la cara formarán los ojos y la nariz de botón en unas semanas.


Esta semana también se están formando los riñones, el hígado y los pulmones de tu bebé, así como su corazoncito, que ya late unas 110 veces por minuto (y cada vez más rápido).


Medición del embrión

Durante el desarrollo embrionario y fetal, los profesionales miden a bebés tan pequeños como el tuyo desde la preciosa coronilla hasta la linda rabadilla. Esto se debe a que, a medida que tu bebé crece, sus piernas se doblan, lo que dificulta una lectura precisa de la longitud total del cuerpo.

Tu cuerpo en la semana 6 de embarazo

Orinar con frecuencia

Puede que tu cuerpo aún no haya cambiado por fuera, pero te recordará que estás embarazada de 6 semanas cada vez que te sientas mareada o hinchada o que te lances de cabeza a por tu sexto pomelo del día; es curioso, porque antes nunca te apetecía un pomelo.
¿Otra pista? Estás más tiempo en el baño que fuera de él. Orinar con frecuencia es un síntoma que no gusta a ninguna mujer embarazada, sobre todo cuando interrumpe el sueño que realmente necesitas en este momento, pero es uno de los síntomas más comunes del embarazo, especialmente al principio.
¿Por qué? Por un lado, la hormona del embarazo hCG provoca un aumento del flujo sanguíneo en la zona pélvica, lo que es bueno para aumentar el placer sexual, pero no es tan bueno cuando llevas una hora de película de dos horas en el cine.

Además, tus riñones se vuelven más eficientes a la hora de eliminar los residuos de tu cuerpo. Si a esto le añadimos que el útero en crecimiento empieza a presionar la vejiga, dejando menos espacio para almacenar la orina, tenemos una tormenta (de pis) perfecta. Por suerte, esta presión suele aliviarse una vez que el útero sube a la cavidad abdominal en el segundo trimestre.

Un consejo rápido: inclínate hacia delante cuando hagas pis para asegurarte de que la vejiga se vacía completamente cada vez. Luego, cuando creas que has terminado, vuelve a orinar. De este modo, puede que necesites ir menos veces al baño. Pero no caigas en la tentación de reducir los líquidos: tu cuerpo necesita un suministro constante de líquidos.


Acidez e indigestión

La noticia no es tan buena: las posibilidades de pasar los próximos nueve meses sin ardor de estómago son casi nulas. Esto se debe a que se relaja la banda muscular de la parte superior del estómago que suele impedir que los jugos digestivos se acumulen.


Pero hay mejores noticias: puedes minimizar los síntomas si evitas alimentos como los cítricos y los tomates -y sí, eso incluye la pizza y la salsa para la pasta-, te mantienes alejada de los alimentos grasos y picantes, no te apresuras en las comidas y evitas la ropa que te oprime el vientre.

También es buena idea terminar de cenar al menos cuatro horas antes de acostarte y mantener la cabeza elevada sobre una almohada mientras duermes.

Síntomas del embarazo Semana 6

Sensibilidad y cambios en los pechos

No, no es tu imaginación: tus pechos están aumentando de tamaño y tus pezones sobresalen más de lo habitual. También pueden estar sensibles, así que no dudes en advertir a tu pareja sobre lo que se siente bien al tacto y lo que no. ¿A qué se debe el nuevo aspecto y tamaño de estos días? Tu cuerpo se está preparando para la lactancia y las areolas más oscuras, la piel que rodea los pezones, convierten tus pechos en una diana para el recién nacido, lo que facilita el agarre.


Fatiga

Construir ese bebé -y el soporte vital que necesita tu feto en crecimiento- es un trabajo duro, así que no es de extrañar que te sientas agotada. Escucha a tu cuerpo. Si te pide a gritos que te tomes un descanso, hazlo. Pero haz algo de ejercicio: Da un paseo o una clase de yoga; las endorfinas que liberes te levantarán el ánimo y te ayudarán a dormir mejor. Pero no te excedas.


Náuseas y vómitos

Tanto si sólo experimentas ligeras náuseas como si vomitas el desayuno, la comida o la cena (o las tres cosas), mira el lado positivo. Aunque hay que admitir que es difícil ver el lado positivo cuando tu vista es la de una diosa de porcelana. Las náuseas matutinas son uno de los signos más comunes de un embarazo normal, especialmente a partir de la sexta semana. Combate las náuseas comiendo pequeños tentempiés que combinen proteínas y carbohidratos complejos: queso y galletas multigrano, yogur y granola. Todo lo que tu estómago pueda soportar.


Hinchazón y gases

Échale la culpa a la progesterona que recorre tu cuerpo: esta deliciosa hormona es esencial para mantener un embarazo saludable, pero también es responsable de tu aspecto de futura mamá hinchada. Come mucha fibra y bebe mucha agua para evitar el estreñimiento, que puede agravar la hinchazón.

CONSEJOS PARA LA SEMANA 6 DEL embarazo

No te saltes todo el marisco

Para las embarazadas, no todo el pescado es igual. Aunque debes evitar los pescados con alto contenido en mercurio, como el blanquillo del Golfo de México, el tiburón, el pez espada, el reloj anaranjado, el patudo, el marlín y la caballa, no te alejes de todos los mariscos buenos para la salud.

El pescado es una de las mejores fuentes de DHA (un ácido graso omega-3 saludable), así que intenta comer dos o tres raciones de marisco bien cocinado, atún claro en lata, salmón (mejor si es salvaje) o bacalao a la semana.

Preste atención a los síntomas de las infecciones urinarias

Si te duele al orinar o si tienes que ir pero no sale nada, es posible que tengas una infección del tracto urinario (ITU). Habla con tu médico para saberlo con seguridad.

Si tienes una ITU, es probable que te recete un antibiótico seguro para el bebé. El riesgo de contraer este tipo de infección es mayor a partir de la sexta semana de embarazo.

Evita la sal

¿Sigues teniendo náuseas matutinas? Por desgracia, no se limitan a las mañanas, a menos que cuentes las mañanas de todas las zonas horarias.

Si tienes ganas de gritar cada vez que miras una galleta salada, no te asustes. Tienes más opciones de las que crees.

Seco y soso siguen siendo la clave aquí, pero eso describe más que una galleta. Los cereales secos, las galletas saladas, las tortas de arroz, el pan bien tostado y los palitos de pan son adecuados para guardarlos en el bolso o en la mesilla de noche.


ANDA

Una cosa es comprometerse a hacer ejercicio y otra es sacar tiempo para ello, sobre todo si tienes náuseas a menudo.

La mejor estrategia es reservar un momento específico del día para hacer ejercicio, en lugar de esperar a encontrar media hora para hacerlo (pista: nunca lo harás).

Escoge dulces saludables

Por cada comida basura dulce o salada que se te antoje ahora, hay una opción más saludable que, junto con un poco de fuerza de voluntad, puede mantener tus papilas gustativas -y a tu bebé- felices.

Sustituye las variedades grasientas por patatas fritas de soja o al horno. También puedes comer palomitas de maíz infladas (con un poco de parmesano para darle ese toque salado que tanto deseas), pasteles de arroz o galletas saladas.

Si el adicto al chocolate que llevas dentro quiere salir a la luz, satisfácelo con una taza de chocolate caliente o una porción de Fudgsicle en lugar de esa barra de Snickers de tamaño gigante.
¿Ganas de helado? En lugar de eso, opta por el yogur helado, y ponle encima bayas frescas para ganar puntos nutricionales.


Mímate

Relájate: es perfectamente seguro pintarse las uñas. Aprovecha ahora, ya que las hormonas del embarazo pueden hacer que crezcan más rápido y más fuertes que nunca.

En cuanto a los acrílicos, no hay pruebas de que los productos químicos sean perjudiciales para ti o para el feto, pero para estar totalmente segura, es mejor que renuncies a esos consejos hasta que llegue tu bebé.

Los ingredientes no tóxicos y a base de agua en los esmaltes también podrían ser una buena idea, al igual que un salón bien ventilado (esto es cierto tanto si estás embarazada como si no).
Si tus hormonas no han entendido el mensaje y ves que tus uñas se han vuelto débiles o quebradizas, prueba con un endurecedor de uñas transparente y vuelve a aplicarlo a menudo (además, asegúrate de tomar suficiente calcio).


Prepárate para tu primera visita prenatal

Seguro que ya has recibido la noticia de tu prueba de embarazo casera, pero no está de más que te lo confirme un médico, que es uno de los motivos por los que probablemente estés deseando acudir a tu primera cita médica prenatal. Prepárate para que esta revisión sea emocionante… y larga.

Pregunta a tu médico si hay alguna norma COVID-19 que debas conocer y seguir antes de acudir a tu cita.
Una vez que llegues, te harán un examen físico completo, que incluye un examen pélvico, una prueba de Papanicolaou y análisis de sangre iniciales para determinar tu tipo de sangre, el factor Rh, si tienes deficiencia de hierro y si tu bebé tiene riesgo de sufrir anomalías cromosómicas.

También te harán pruebas de infecciones de transmisión sexual, inmunidad a la rubeola y enfermedades genéticas específicas de tu etnia. Y tendrás que orinar en un vaso para que se analice tu orina en busca de glucosa, proteínas, glóbulos rojos y blancos y bacterias.

Prepárate para responder a muchas preguntas -los historiales médicos pueden llevar un buen rato- pero, sobre todo, lleva una lista con algunas de las tuyas. ¿Te preguntas si tú y Joe (también conocido como tu amado capuchino moka extra espumoso) tendréis que separaros ahora que estás embarazada? ¿Por qué tu pecho se parece de repente a un mapa de una autopista interestatal? ¿Si tener relaciones sexuales puede dañar a tu bebé? No te quedes ahí sentada, ¡pregunta!

Recuerda que ahora ninguna pregunta es tonta. De paso, habla con tu médico para saber si deberías hacerte la prueba prenatal no invasiva (NIPT), una prueba de detección de anomalías cromosómicas recomendada para algunas madres de riesgo que se realiza a partir de la décima semana de embarazo.