Buscar

6 meses posparto

Tabla de contenidos

Tu bebé empieza a darse cuenta de que hay un mundo fascinante ahí fuera esperando a ser explorado. Y eso significa que los días de poder dejar a tu bebé en el centro del suelo, con la seguridad de que se quedará allí, están contados.

Este es el mes en el que empezarás a dar sólidos a tu bebé, si aún no lo has hecho, y también en el que tu bebé podrá empezar a sentarse mejor.

También es posible que le salga su primer diente.

El desarrollo de tu bebé en el mes 6 posparto

Aspectos básicos del sueño

A esta edad, los bebés suelen dormir unas 11 horas por la noche (muchas de ellas seguidas) y hacen unas dos siestas diarias que suman entre tres y cuatro horas, aunque puede variar.

Aspectos básicos de la alimentación

Es el momento de empezar con los sólidos. Introduce unas cuantas cucharadas de cereales, fruta y verdura, además de las tomas de leche materna o de fórmula.

¿Sabías que?

Los bebés suelen sentarse sin apoyo en torno a la edad de 6 a 6½ meses. Pero hay un amplio rango de normalidad en cuanto a cuándo los bebés dominan esta habilidad.

¿Qué es lo que mantiene al bebé ocupado estos días en el departamento de hitos y desarrollo? Mucho.

Algunos bebés empiezan a sentarse a los 4 meses y otros esperan hasta los 9 meses. Pero es casi seguro que podrá sentarse bien en una trona, lo cual es un momento perfecto, ya que ahora comerá sólidos en serio.

Es probable que tu bebé sea capaz de soportar el peso de sus piernas cuando se le mantiene erguido y puede que incluso esté preparado para salir a la calle gateando (aunque los bebés que pasan poco tiempo boca abajo durante los juegos pueden alcanzar este hito más tarde -o pasar directamente a gatear- y eso no es motivo de preocupación).

Algunos pequeños acróbatas pueden ponerse de pie o sentarse cuando se les coloca boca abajo.

Para estimular a tu bebé, que ya es mayor, necesitas nuevas actividades y juguetes que le ayuden a potenciar sus habilidades motoras grandes y pequeñas, así como sus habilidades sociales, intelectuales y lingüísticas.

Piensa en juguetes y juegos para apilar (con anillos de diferentes tamaños o cubos multicolores), juguetes que fomenten el gateo (coches, trenes y pelotas que rueden, se iluminen y hagan música), juguetes de colores (se enderezan solos cuando se les da la vuelta), juguetes que fomenten el levantarse (¡asegúrate de que sean resistentes!) y, por supuesto, libros de cartón de colores que mantengan a tu bebé entretenido.

El crecimiento de tu bebé a los 6 meses

Tu bebé de 6 meses avanza a pasos agigantados.

Gracias a una dieta continuada de leche materna o de fórmula y sólidos (cereales, proteínas, frutas y verduras cada una al día), tu bebé sobre 8 kg y medirá alrededor de 67 cm si es un niño.

Si se trata de una niña, pesará entre 6 y 7 kilos y medirá unos 65 centímetros.

A la hora de alimentar a tu bebé para alimentar todo ese increíble crecimiento, recuerda prestar atención a lo que debes y no debes hacer en la dieta, como introducir nuevos alimentos de uno en uno y evitar ciertos alimentos por completo (por ejemplo, evita la miel hasta después de su primer cumpleaños).

La salud de tu bebé de 6 meses

La visita a los 6 meses

Prepárate para una nueva visita al centro médico a los 6 meses, en la que le pondrán otra ronda de vacunas y te informarán sobre su crecimiento y desarrollo, así como sobre los hitos que ha alcanzado y los que están por llegar.

Ir a la guardería estando enfermo

Durante el primer año de guardería, los bebés enferman una media de ocho a doce veces.

Si tu pequeño tiene fiebre, debe quedarse en casa para recuperarse.

Vacunar contra la gripe

Los niños deben vacunarse contra la gripe todos los años (a finales de octubre, si es posible), consulta a tu médico para saber cuando es el momento de empezar.

La primera vacuna necesitará dos dosis: la primera “prepara” el sistema inmunitario, y la segunda proporciona protección inmunitaria.

¿Debe socializar tu bebé?

Antes de los 3 años, los bebés obtienen la mayor parte del compromiso social que necesitan estando cerca de sus padres, hermanos y cuidadores.

Desde el principio, puedes ayudar al desarrollo social de tu bebé mediante el contacto piel con piel, leyéndole cuentos y abrazándole.

Cómo proteger al bebé del frío

Puedes sacar a tu pequeño al frío, pero ten en cuenta que los bebés son más susceptibles al frío que los niños más grandes.

Intenta vestir a tu pequeño con un traje de dormir de una sola pieza, una camisa y un pantalón de manga larga y un traje de nieve o saco.

Consejos para el posparto y el bebé

Tazas para beber

Alrededor de los 6 meses, puedes empezar a introducir a tu bebé en un vaso para sorber/beber.

Empezar en este momento significa que tu bebé puede aceptar el vaso más fácilmente y le dará mucho tiempo para dominarlo antes de que tengas que destetarlo completamente del pecho o del biberón.

Al principio, se limitará a jugar con el vaso (y a balbucear y escupir cuando le eches unas gotas en la boca). Pero pronto aprenderá que su fascinante nuevo juguete puede ser una fuente de deliciosas bebidas.

Para ayudarle a dar el salto, empieza con un vaso de plástico ligero e irrompible. Puede que tengas que probar varias formas, tamaños y estilos diferentes antes de dar con el que más le guste.

Si eliges un vaso con boquilla, retira la válvula antiderrame antes de ofrecérselo a tu bebé. Será más jaleo, pero se hará a la idea de beber mucho más rápidamente.

La mayoría de los bebés aún no pueden succionar con la fuerza necesaria para que el líquido pase por la válvula (además, los estudios demuestran que el uso prolongado de un vaso para sorber puede provocar caries debido a la forma en que se extrae el líquido y se acumula en la boca).

Sirve primero el agua: es la opción más fácil y menos sucia.

Tu bebé de 6 meses habla

Las habilidades lingüísticas de tu bebé se están disparando.

Todavía no está preparado para formar palabras, pero le encanta practicar con muchos sonidos, imitando lo que oye. Y utilizará su creciente repertorio de sonidos y movimientos para hacerte saber lo que piensa (que entiendas lo que quiere decir es otra historia).

Con sus crecientes habilidades comunicativas listas para el aprendizaje, ahora es un buen momento para empezar a enseñarle algo de lenguaje de signos sencillo.

Pronto relacionará los movimientos de tus manos con los deseos y necesidades que intenta expresar (“más”, “comer”, “leche”, “ya está”), y no tardará en hacer las señales él mismo.

También le encantan los juegos y los juegos con los dedos, como la arañita y el pastelito, o cualquier canción o sonido tonto que quieras repetir (y repetir y repetir). No te sorprendas si tu bebé intenta participar en el coro.

Uno más a la mesa

A la hora de comer, deja espacio para el bebé, porque probablemente querrá ponerse en la mesa cuando os sentéis a comer, y podrá empezar a comer con seguridad alimentos sólidos (bueno, pequeñitos, blandos y/o pegajosos).

Seguirá obteniendo la mayor parte de sus nutrientes de la leche materna o de la leche de fórmula, así que no prestes demasiada atención a si los bocaditos de su plato llegan realmente a su barriga.

Ahora sus comidas sirven más para el aprendizaje (la motricidad, la deglución) que para las calorías y la nutrición, aunque, por supuesto, debes ofrecerle alimentos nutritivos.

También es posible que quieras abastecerte de toallitas, ya que si se lanza a comer -¡tirará cada dos bocados!

Cómo detener los despertares nocturnos

¿El bebé se despierta a menudo por la noche?

En primer lugar, asegúrate de que termina su última toma de la noche antes de dormirse y de que también come lo suficiente a lo largo del día. Incluso puedes probar a despertarle suavemente justo antes de irte a la cama para que haga una toma más.

La idea es maximizar el número de calorías que ingiere durante tus horas de vigilia, para que no tenga que interrumpir tu sueño -y el suyo- para comer más.

Si sigue despertándose, lo más probable es que en esta fase esté buscando consuelo. Así que, en lugar de ofrecerle el pecho o el biberón de inmediato, atiéndele de otras formas cariñosas, como acariciándole o abrazándole.

Otra forma de desincentivar esas tomas nocturnas: Haz que esas tomas nocturnas no sean deseables, acortando las sesiones de lactancia o reduciendo la cantidad de leche en el biberón.

En segundo lugar, haz que sea aburrido. No le des a tu bebé la idea de que la noche es tiempo de juego. Baja la intensidad de las luces (o apágalas por completo cuando puedas) y reduce al mínimo las conversaciones y las canciones. Las nanas suaves son la excepción.

Y, a menos que el pañal esté especialmente sucio o empapado (o si es propenso a las erupciones), déjalo puesto hasta la mañana: ¡incluso un cambio de pañal es demasiada actividad!

Nutrientes para el bebé

Las vitaminas, los minerales y los ácidos grasos refuerzan a tu bebé de arriba a abajo, favoreciendo el desarrollo sano del cerebro y los nervios, así como el buen funcionamiento y desarrollo de sus ojos, su piel, su función inmunitaria y mucho más.

El secreto para incorporarlas a la dieta de tu pequeño: Aliméntalo con el arco iris:

Las zanahorias y los boniatos están cargados de vitamina A; los vegetales verdes, los plátanos y las judías están repletos de vitaminas del grupo B.
Los tomates, las fresas y el melón contienen vitamina C, y los cereales y los granos, vitamina E.

El bebé bebe agua del baño

Es posible que te dé escalofríos si ves que tu pequeño bebe agua del baño que está sucia o (peor aún) que se ha orinado en ella.
Pero no te preocupes: el agua de baño sucia (y el pis de tu bebé) no contiene nada a lo que su cuerpo no haya estado ya expuesto y, por tanto, no le hará enfermar.

Más preocupante es el jabón del agua. Si utilizas productos para bebés y niños, no tienes que preocuparte. Pero si utilizas un champú para adultos, un baño de burbujas o un aceite esencial, es posible que quieras llamar al Centro de Toxicología (800-222-1222) para saber si debes esperar una diarrea o un malestar estomacal, en función de la cantidad que haya engullido tu pequeño travieso.

De todos modos, tu pequeño bañista tendría que engullir una gran cantidad de agua de baño para ponerse realmente enfermo. Si solo son unos sorbos, no hay necesidad de interrumpir la rutina.

Ejercicio con el bebé

Aquí tienes dos formas divertidas de hacer ejercicio con tu pequeño:

1) Baila con tu bebé al ritmo de sus canciones favoritas (ni siquiera notarás que estás haciendo ejercicio). Y no solo le encantará el movimiento, sino que también fomentarás la pasión por la música.  (y no subas demasiado el volumen: los oídos pequeños son muy sensibles).

2) Ve a ver un vídeo. Hoy en día hay un montón de vídeos posnatales para las madres, pero incluso una película de Barney tiene suficientes canciones y bailes como para que funcione. (El hecho de que ese gran y adorable dinosaurio sea morado y ñoño no significa que la estrella infantil de la televisión no pueda inspirar algún movimiento para quemar calorías).

Mira lo que puede hacer tu hijo de 6 meses

Estamos en la mitad del primer año de vida de tu bebé (¿ya?), y es posible que tu pequeño se siente solo, coma alimentos sólidos y, posiblemente, hasta tenga su primer dientecito.

Se esforzará más que nunca en comunicarse contigo y en llamar tu atención (así que deja el móvil y juega con él).

Físicamente, tu bebé de 6 meses está cada vez más cerca de moverse (si no lo hace ya).

Probablemente sea capaz de darse la vuelta de delante a atrás y de atrás a delante, y es posible que te sorprenda arrastrandose de esta manera por toda la habitación.

Pronto, tu bebé empezará a gatear o a prepararse para las incursiones a cuatro patas levantándose sobre las manos y las rodillas y balanceándose hacia delante y hacia atrás (o, a menudo, simplemente hacia atrás).

Probablemente le guste que le sostengan en posición de pie para que pueda rebotar hacia arriba y hacia abajo (este miniejercicio está fortaleciendo los músculos de las piernas para prepararlos para lo real: caminar.

Si colocas al bebé en posición sentada, puede ser capaz de mantenerse erguido. A partir de aquí, le encantará agarrar cualquier cosa que tenga a mano y llevársela directamente a la boca.

Asegúrate de que tenga muchos juguetes seguros para morder, porque llevarse a la boca objetos es una de las extrañas y maravillosas formas que tiene de aprender sobre el mundo que le rodea.

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos