Buscar

4 meses posparto

Tabla de contenidos

Tu pequeño está preparado para divertirse, jugar y conversar -en realidad, cualquier tipo de interacción social- contigo o con cualquiera que pase por allí.

Así que prepárate para muchas risas (las suyas y las tuyas) mientras pone a prueba su nueva personalidad. Y prepárate para más hitos sorprendentes en las próximas semanas y meses.

El desarrollo de tu bebé en el mes 4 posparto

Aspectos básicos del sueño

Alrededor de los 4 meses, la mayoría de los bebés duermen de 10 a 12 horas por la noche, despertándose para una o dos tomas, y duermen una siesta de tres a cinco horas al día, espaciadas entre dos o tres siestas.

Aspectos básicos de la alimentación

Los bebés amamantados deben recibir de 120 a 150 ml de leche materna al día, repartidas en unas cinco o seis tomas.

Los bebés alimentados con leche artificial deben recibir de 120 a 180 ml de leche artificial en unas cinco tomas.

Algunos bebés empiezan a comer sólidos (purés o cereales) a esta edad, aunque los médicos recomiendan esperar hasta que el bebé cumpla 6 meses. Pero si le ofreces alimentos sólidos ahora, tu bebé no necesita más de una cucharada de comida dos veces al día.

¿Lo sabías?

A los 4 meses, tu pequeño puede notar las diferencias en los tonos de color (especialmente el rojo y el verde) e incluso puede empezar a decantarse por unos determinados.

También puede seguir movimientos más rápidos con los ojos, percibir la profundidad e incluso agarrar objetos en movimiento.

A esta edad, su bebé puede levantarse sobre sus brazos cuando se le coloca boca abajo y mantener la cabeza nivelada cuando se le coloca en posición sentada.

También es capaz de darse la vuelta -aunque si apenas ha estado boca abajo, es posible que alcance este hito más tarde- y de alcanzar un objeto.

La mitad de los bebés de esta edad son capaces de soportar el peso de sus piernas cuando se les mantiene erguidos (¡prueba con tu pequeño!) y muchos bebés juegan con los dedos de los pies e incluso se los llevan a la boca. Piensa en ellos como juguetes incorporados.

En cuanto a los hitos, es posible que el bebé se esfuerce por coger algo que está fuera de su alcance y que reaccione con disgusto si le quitas su juguete favorito.

Su balbuceo también puede incluir más combinaciones de vocales y consonantes, y pronto oirás al bebé balbucear como “ga-ga-ga” o “ba-ba-ba”. Eso significa que escuchar la dulce llamada de “mamá” y “papá” no está tan lejos.

El crecimiento de tu bebé a los 4 meses

Un bebé de 4 meses seguirá con una dieta exclusivamente líquida (o mayoritariamente). Algunos padres deciden empezar a comer sólidos a los 4 meses, pero consulta primero con tu médico. Los expertos recomiendan que la mayoría de los bebés esperen hasta los 5 o 6 meses para empezar a comer alimentos normales.

Si decides darle sólidos a partir de ahora, ten en cuenta que tu bebé no necesita más que una cucharada de comida (cereales para bebés, fruta, verduras) una o dos veces al día. Además, esos sólidos solo servirán para practicar, no para nutrirse.

El crecimiento de tu bebé a base de la leche materna o de la fórmula, que siguen siendo tan importantes como siempre. Si le das el pecho, cuenta con una media de cinco o seis tomas al día para satisfacer las necesidades de crecimiento del bebé. 

Si le das el biberón con leche artificial, lo harás una media de cinco veces al día. Todo ese alimento ayudará a mantener al bebé en un peso y una altura saludables.

Estos suelen pesar entre 6 y 7 kilos y medir sobre 60 cm.

Recuerda que si tu bebé no entra en este rango medio, y si el médico de tu bebé no está preocupado, tú tampoco deberías estarlo.

El patrón de crecimiento de cada bebé es diferente, al igual que cada bebé es único.

La salud de tu bebé de 4 meses

La visita de control del bebé a los 4 meses

Este mes, llevarás a tu bebé a la revisión de los 4 meses para conocer su crecimiento, desarrollo e hitos (y también para que le pongan otra ronda de vacunas). En la consulta del médico también podréis hablar de los hábitos de sueño del bebé, sobre todo del número de siestas que necesita a esta edad.

Vacuna contra el rotavirus

Hay dos vacunas diferentes contra el rotavirus (Rotarix o RotaTeq), ambas se administran poniendo gotas de vacuna en la boca del bebé. Es probable que tu bebé haya recibido su primera dosis a los 2 meses, así que dependiendo de la vacuna que reciba, la dosis de los 4 meses puede ser la última.

Enfermedades estomacales en los bebés

El rotavirus es una infección vírica contagiosa y una de las principales causas de las enfermedades estomacales en los bebés. La buena noticia: La vacuna contra el rotavirus puede ayudar a proteger a los bebés contra ella (si un bebé vacunado enferma, es menos probable que esté gravemente enfermo).

Vacuna antineumocócica conjugada

A los 2, 4 y 6 meses, y de nuevo entre los 12 y 15 meses, el bebé recibirá una dosis de la vacuna neumocócica conjugada (PCV13). Las infecciones neumocócicas están causadas por la bacteria Streptococcus pneumoniae, y son una causa frecuente de infecciones de oído, neumonía e infecciones del torrente sanguíneo.

Vacuna IPV

Tu pequeño también recibirá la segunda dosis de la vacuna contra la poliomielitis, que ayuda a proteger contra el poliovirus. Aunque Estados Unidos lleva más de 40 años libre de poliomielitis, la enfermedad sigue existiendo en otras partes del mundo, por lo que vacunarse es muy importante.

Consejos para el posparto y el bebé

Los trucos de tu bebé de 4 meses

Tu bebé está desarrollando muchas habilidades físicas nuevas, desde agarrar juguetes hasta imitar a una tortuga de espaldas.

Es posible que encuentre (y esté totalmente hipnotizado) sus pies: ¡son juguetes tan divertidos, siempre disponibles y además sabrosos!

Si le pones boca abajo, trabajará para levantar la cabeza y el pecho, así como para darse la vuelta sobre la espalda, donde empezará a levantar la cabeza y los hombros si tiras suavemente de él.

Todo esto le ayuda a desarrollar los músculos que necesitará para sentarse por sí mismo.

Siempre que tenga un buen control del cuello, intenta apoyarle en posición sentada. Si se desploma o se desliza de lado, es demasiado pronto.

Si no es así, puedes suponer que está cómodo y preparado (y probablemente disfrutará del cambio de escenario). Si empieza a quejarse -o a deslizarse-, levántale y vuelve a intentarlo en otro momento.

Pide una cita con el médico

Seguro que has visto a tu médico en la revisión posparto, pero es una buena idea mantener un contacto estrecho durante el primer año.

¿Por qué? Tu cuerpo y tu mente tienen que acostumbrarse a muchas cosas, y tendrás montones de preguntas, como: ¿Qué tipo de anticonceptivo es el adecuado para mí ahora?, o “Me siento muy malhumorada y triste, ¿podría tener una depresión posparto?

Limpieza segura

Los miembros de la familia e incluso el propio bebé deben lavarse las manos (o, en el caso de tu bebé, hacer que se las laven) con frecuencia: antes de comer o de preparar la comida, después de ir al baño o de cambiar un pañal, después de llegar del exterior, después de jugar con las mascotas o de cuidarlas, etc.

Asegúrate de tener siempre a mano jabón, agua y toallas limpias (evita el jabón antibacteriano, pero puedes usar geles desinfectantes para las manos si no tienes acceso al agua).

Cultiva plantas para el bebé

Lleva la naturaleza al interior y los pulmones de tu bebé te lo agradecerán.

Las plantas que limpian el aire no solo hacen que las habitaciones parezcan bonitas, sino que desintoxican el hogar eliminando contaminantes como el amoníaco (presente en los productos de limpieza) y el formaldehído (presente en los muebles).

 En lugar de esparcir plantas sueltas por la casa, crea grupos en cada habitación para conseguir el máximo efecto de limpieza del aire.

Las mejores opciones antitoxinas (y no tóxicas) según la NASA: plantas araña, filodendros y plantas de caucho.

Para mantener a tu bebé a salvo de las hojas que pueda mordisquear o de las macetas que pueda derribar, pon las plantas fuera de su alcance o bloquéalas con una barrera de seguridad para niños.

Dar al bebé tu teléfono

Tu móvil es portador de gérmenes. Aunque te laves las manos religiosamente, cuando usas el teléfono le transfieres bacterias y suciedad.

En una encuesta británica, los investigadores encontraron bacterias en el 92% de los teléfonos móviles que analizaron.

Peor aún, 1 de cada 6 teléfonos estaba contaminado con la bacteria E. coli (en otras palabras, materia fecal), que puede causar graves problemas estomacales que pueden ser aún más graves en los bebés.

Los virus, como el de la gripe, pueden vivir en algunas superficies durante un día o más.

Y como los bebés exploran con la boca, ¿por qué arriesgarse? Es mejor que no le des a tu bebé tu teléfono a menos que lo hayas desinfectado a fondo, e incluso entonces, es mejor no usarlo como juguete o distracción por completo.

Diversión con espejos

La vista preferida de tu bebé: un rostro humano. Pero no le importa de quién sea la cara, así que coge un espejo y ofrece a tu bebé la oportunidad de contemplar la suya.

 

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos