11 meses posparto

Tabla de contenidos

Durante el último mes antes del primer año, es posible que empieces a notar señales de que tu bebé no será un bebé mucho más tiempo.

A medida que la movilidad  y la independencia en general se intensifican, empezarás a vislumbrar comportamientos que presagian lo que está por venir.

Es posible que tu bebé ya camine (aunque la mayoría todavía no lo hace) y hable (no te preocupes si no es el caso), y seguro que se lo pasa en grande explorando, comunicándose y metiéndose en todo lo que tiene a mano.

Así que tómate esa segunda taza de café o té y descansa un poco si puedes, porque tu bebé mayor y activo te va a hacer correr (¡literalmente!).

El desarrollo de tu bebé en el mes 11 posparto

Aspectos básicos del sueño

A esta edad, los bebés suelen dormir unas 11 horas por la noche -muchas de ellas seguidas- y hacen dos siestas diarias que suman entre tres y cuatro horas.

Aspectos básicos de la alimentación

El bebé debe comer entre ¼ y ½ taza de cereales, fruta y verdura. Entre ¼ y ½ taza de lácteos y entre ¼ y ½ taza de proteínas al día. Sigue ofreciendo sus tomas de leche materna o de fórmula.

¿Sabías que?

Ahora es el momento perfecto para empezar a enseñar a tu pequeño algunas diferencias básicas entre lo que está bien y lo que está mal.

Tu bebé ha avanzado mucho desde sus primeros días de vida, cuando incluso mantener la cabeza firme era una hazaña para su desarrollo. Ahora, tu casi niño puede caminar (agarrándose a los muebles) y posiblemente mantenerse de pie solo durante uno o dos minutos.

Algunos bebés de 11 meses serán capaces de caminar por sí solos, aunque la mayoría de ellos no caminan bien hasta los 13½ meses, y muchos no lo hacen hasta bastante más tarde.

Cuando el resto del desarrollo es normal, el retraso en la marcha no suele ser motivo de preocupación.

Independientemente de la posición de tu bebé en el espectro de casi caminar/caminar, saca a relucir los juguetes para empujar o arrastrar, como el cochecito de muñecas, el carrito de la compra de juguete o el centro de actividades con ruedas que el bebé puede empujar por toda la casa.

Los juguetes con ruedas que empujan a tu pequeño hacia la movilidad independiente también serán atractivos si tu pequeño está empezando a avanzar sujetándose a los objetos.

También en el ámbito del desarrollo, es probable que tu bebé sea capaz de dar palmas, decir adiós con la mano, golpear los juguetes, levantar los brazos para que le cojan, beber de un vaso, coger un objeto pequeño con la punta del pulgar y el índice, decir posiblemente “papá” o “mamá” y quizá otras palabras con significado (aunque muchos no dirán su primera palabra hasta los 14 meses o más tarde), copiar los sonidos y gestos que hagas, o incluso hacer rodar una pelota hacia ti.

Sigue estimulando la motricidad fina, las habilidades cognitivas y el lenguaje del bebé proporcionándole bloques y otros juguetes para apilar, rompecabezas y clasificadores de formas, marionetas, cubos de actividades, juguetes musicales, ceras y rotuladores y muchos libros.

Los juguetes de juego de rol también empezarán a desempeñar un papel importante, a medida que el bebé se vuelva más imaginativo y un maestro de la imitación: piensa en muñecas, una casa de juegos, una cocina de juguete, comida y vajilla de mentira, un teléfono de juguete, un banco de trabajo o un botiquín.

Lo más importante, cuando se trata de observar los hitos del bebé, es recordar que cada bebé es diferente y que cada uno domina distintas habilidades -como ponerse de pie y caminar- a distintas edades.

Los niños aprenden mejor cuando se les deja aprender a su propio ritmo, así que dale a tu pequeño el espacio necesario para explorar, observar y participar. Alcanzará esos hitos cuando sea el momento adecuado.

Si hay algo que no te parece bien, o si te preocupa que esté alcanzando los hitos mucho más tarde que sus compañeros, consulta a tu pediatra para que te tranquilice o te oriente.

El crecimiento de tu bebé a los 11 meses

A estas alturas, deberías estar dando los primeros pasos para dejar el biberón, con el objetivo de dejar de usarlo por completo justo después del primer cumpleaños y, a más tardar, a los 18 meses, a menos que tu médico te diga lo contrario.

¿Y el destete del pecho? Los expertos recomiendan que la lactancia materna continúe -en el mejor de los casos- durante al menos un año completo, y luego durante todo el tiempo que tanto la madre como el bebé quieran seguir haciéndolo.

Así que si sigues dando el pecho y quieres seguir haciéndolo, hazlo. No hay ninguna razón para no dar el pecho a los niños pequeños si no tienes prisa por destetar a tu bebé y tu bebé no tiene prisa por ser destetado.

Solo recuerda que, puesto que los niños pequeños necesitan más proteínas, vitaminas y otros nutrientes de los que la leche materna puede aportar por sí sola, asegúrate de proporcionarle también todos los sólidos necesarios (y leche de vaca para beber) después de su primer cumpleaños para garantizar que tu pequeño recibe la nutrición que necesita.

La salud de tu bebé de 11 meses

Cepillar los dientes del bebé

Cuidar bien los dientes de tu bebé ahora le ayudará a tener una buena salud dental para toda la vida. Los dentistas pediátricos recomiendan limpiar las encías del bebé después de las tomas con un paño suave y húmedo o con un cepillo de dedos de goma o silicona.

Seguridad al caminar

No puedes evitar que tu pequeño se caiga, pero puedes tomar algunas medidas para amortiguar los golpes. Coloca puertas para bebés en la parte superior e inferior de las escaleras, cubre los radiadores o calefactores y acolcha las esquinas afiladas, como una mesa de centro con tapa de cristal.

Prevenir los atragantamientos

Los niños menores de 4 años corren especial riesgo de atragantarse, sobre todo porque se llevan prácticamente todo a la boca y aún no son expertos en masticar. Si ves que tu hijo se está atragantando y es incapaz de toser o respirar (y no sabes cómo hacer la maniobra de Heimlich en un bebé de menos de un año), llama inmediatamente al 061.

Dolor de garganta

Por lo general, los dolores de garganta están causados por una infección vírica o bacteriana (aunque en algunos casos pueden ser provocados por otros agentes irritantes). Puede ser difícil detectar los síntomas de un dolor de garganta en un bebé (aunque es más fácil en bebés mayores como el tuyo), así que puede que tengas que hacer un poco de trabajo de detective para averiguar si le duele la garganta.

Mareos en los bebés

El mareo se produce cuando los oídos internos, los ojos y los nervios de los músculos y las articulaciones de tu pequeño reciben señales contradictorias, lo que provoca malestar estomacal, fatiga, vómitos, llanto y palidez.

Consejos para el posparto y el bebé

Cuídate, bebé

En este momento, tu bebé de 11 meses está aprendiendo a ser independiente en aspectos pequeños pero significativos.

Por ejemplo, puede ser capaz de tomar leche (materna o de fórmula, es decir, todavía no está preparado para la leche de vaca) de una taza, y comer la cena principalmente por sí mismo, con una generosa asignación para el babero, la bandeja de la trona y el suelo.

Cuando lo vistas, es posible que empuje sus bracitos y piernas a través de los agujeros de las mangas y las piernas si los guías.

Enseñar al bebé las normas

Tú eres quien mejor conoce a tu bebé, así que sigue tus instintos. Algunos pequeños responden bien a un suave “no toques, eso es peligroso”, mientras que otros necesitan escuchar un tono más firme o ser alejados físicamente del objeto que les atrae. Tu objetivo: límites justos, aplicados con cariño.

Sé coherente, o confundirás a tu hijo y le costará entender qué reglas debe seguir y cuáles no son tan importantes.

Recuerda también que la distracción es tu amiga. No puedes -ni debes- evitar que tu bebé haga alguna travesura, pero a menudo puedes evitar un desastre (o una rabieta) ofreciéndole una alternativa atractiva.

Dale sabor a la hora de la cena

¿Te cuesta dar prioridad a tu propia cena ahora que también estás preparando comidas sólidas para el bebé? En lugar de pedir hamburguesas para llevar, prueba a preparar en casa hamburguesas más sanas y llenas de sabor en las noches de semana más ajetreadas.

Este es el secreto para darle un toque de sabor a la carne picada de pavo o de ternera: Añade un poco de curry en polvo o pasta, y luego añade pimientos rojos picados o zanahorias ralladas para darle un toque dulce y lleno de antioxidantes.

Hazlas a la parrilla, coloca tus hamburguesas en panecillos integrales y añade una cucharada de chutney de mango envasada. 

¿Quieres tener preparado un futuro festín de hamburguesas? Congela las hamburguesas sin cocinar por separado para ponerlas en la barbacoa o en la sartén.

Llevar al bebé al tobogán

Colócate a un lado y desliza a tu pequeño suavemente por el tobogán, con los pies por delante. Si le gusta (o no), será evidente.

También puedes mostrarle cómo una pelota o un coche de juguete ruedan rápidamente por el tobogán. Y no es demasiado pronto para indicarle algunas normas de seguridad que harás cumplir cuando sea un poco más grande, como esperar a que los demás niños se bajen antes de tomar un turno y no subir desde abajo.

Vigila tu consumo de hierro

¿Te sientes cansada últimamente? Es posible que estés bajo de hierro.

El hierro es un nutriente imprescindible para fabricar la hemoglobina de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno de los pulmones a las células de todo el cuerpo. Cuando nuestros niveles de hierro disminuyen, hay menos hemoglobina para transportar el oxígeno.

Afortunadamente, el hierro se puede reponer fácilmente, sobre todo si se come carne. Busca cortes magros o extra magros que contengan menos de 10 gramos de grasa por cada porción, como el bistec o la punta de solomillo. Para los vegetarianos, la quinoa es una buena opción.

Tanto si cocinas filete como quinoa, sírvela con una guarnición de verduras de hoja oscura, como la col rizada o las acelgas. Ambas son buenas fuentes de vitamina C, que ayuda al cuerpo a absorber mejor el hierro.

Zapatos de bebé

¿Quieres comprar el primer par de zapatos de tu bebé? De momento, mantén sus pies desnudos. Los pies descalzos hacen que los pies de tu hijo estén más cerca del suelo, lo que les ayudará a desarrollar el equilibrio y la coordinación.

Si te preocupa que haga demasiado frío en casa, compra calcetines con suela antideslizante.

Para las excursiones al aire libre, mantén el calzado ligero y flexible. Evita los botines altos o las zapatillas de deporte de caña alta, ya que una sujeción excesiva del tobillo puede ralentizar al caminante al restringir sus movimientos.

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos