Buscar

Lactancia materna: todo lo que necesitas saber

Tabla de contenidos

La lactancia es una experiencia única, tanto para la madre como para el bebé. Sin embargo, también puede ser un camino lleno de dudas y desafíos. En este artículo, desglosaremos todo lo que necesitas saber sobre la lactancia, sus beneficios, inconvenientes y cómo manejar posibles dificultades. 

¿Qué es la lactancia materna?

La lactancia materna es el proceso mediante el cual una madre alimenta a su bebé con leche producida en sus propios senos. Este proceso comienza desde el mismo momento del nacimiento, con la producción de calostro, una “superleche” cargada de nutrientes y anticuerpos vitales para el recién nacido.

¿Qué es el calostro?

El calostro, también conocido como “oro líquido”, es la primera leche que produce el cuerpo de la madre durante el embarazo y justo después del parto. Esta leche espesa y amarillenta es rica en nutrientes y anticuerpos que son esenciales para el recién nacido.

Características y beneficios del calostro

  • Inmunidad: El calostro es rico en anticuerpos, en particular la inmunoglobulina A (IgA). Esta sustancia ayuda a proteger las mucosas del bebé en la garganta, los pulmones y los intestinos, y proporciona una capa de protección que impide que los gérmenes penetren en el cuerpo del bebé.
  • Nutrientes: A pesar de que se produce en pequeñas cantidades, el calostro está lleno de proteínas, vitaminas y minerales que son vitales para el desarrollo temprano del bebé. Es más bajo en grasa y azúcar que la leche madura que se produce más tarde.
  • Efecto laxante: El calostro también tiene un efecto laxante que ayuda al recién nacido a pasar su primera deposición, llamada meconio. Esto puede ayudar a prevenir la ictericia en el recién nacido.
  • Preparación del sistema digestivo: El calostro tiene un papel importante en la preparación del sistema digestivo del recién nacido para digerir la leche materna.

Aunque el calostro se produce en pequeñas cantidades, es todo lo que tu bebé necesita en los primeros días hasta que tu leche “suba”. Su producción de calostro se transformará gradualmente en leche madura alrededor del tercer o cuarto día después del parto.

Beneficios de la lactancia materna

Los beneficios de la lactancia materna son muchos. Y es importante tanto para la madre como para el bebé.

Para el bebé:

  1. Nutrición completa: La leche materna contiene todos los nutrientes que un bebé necesita durante los primeros seis meses de vida. Incluye una mezcla perfecta de vitaminas, proteínas y grasas, todo fácilmente digerible para los recién nacidos.
  2. Inmunidad: La leche materna está llena de anticuerpos que ayudan a tu bebé a combatir virus y bacterias. Esto es particularmente valioso en los primeros meses de vida cuando el sistema inmunológico del bebé aún es inmaduro.
  3. Menor riesgo de enfermedades: Los bebés que son amamantados tienen menos riesgo de desarrollar enfermedades como el asma, la diabetes, la obesidad, la enfermedad celíaca, el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS) y ciertas infecciones de oído y respiratorias.
  4. Promueve el desarrollo cognitivo: Algunas investigaciones sugieren que los niños que fueron amamantados pueden tener un desarrollo cognitivo más alto que aquellos que no lo fueron.


Para la madre:

  1. Recuperación del parto: La lactancia libera la hormona oxitocina, que ayuda a contraer el útero, reduciendo así el sangrado postparto y ayudando a que el útero vuelva a su tamaño previo al embarazo.
  2. Ayuda a perder el peso del embarazo: La producción de leche quema calorías adicionales, lo que puede ayudar a perder el peso ganado durante el embarazo. Aunque esto no siempre es realista, ya que la lactancia también conlleva un consumo mayor de calorías.
  3. Beneficios a largo plazo para la salud: Amamantar puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y cáncer de mama y ovario en la madre.
  4. Conexión emocional: La lactancia también promueve un vínculo más fuerte entre la madre y el bebé. El contacto piel con piel puede mejorar la conexión emocional y ayudar al bebé a sentirse seguro y amado.


Es importante destacar que, aunque la lactancia materna tiene muchos beneficios, no todas las madres pueden o eligen amamantar.
Hay muchas razones válidas para alimentar con fórmula y es fundamental recordar que lo más importante es que el bebé esté bien alimentado y cuidado.

Posibles inconvenientes de la lactancia materna

Sensación de dolor y malestar

Uno de los desafíos más comunes de la lactancia materna es el dolor y el malestar, especialmente durante las primeras semanas. Aprender a posicionar correctamente al bebé y a darle el pecho puede ayudar a minimizar estos inconvenientes.

Recuerda que pasadas las primeras semanas de adaptación, la lactancia materna no debe doler. Conoce aquí los productos esenciales para una lactancia exitosa

Cambios en el estilo de vida

La lactancia materna implica cambios significativos en el estilo de vida de la madre, ya que es algo que al menos al principio requerirá de casi toda tu atención, esto incluye una alimentación cuidadosa, evitar ciertas sustancias como algunos medicamentos, alcohol y tabaco. También implica el hecho de tener que manejar las tomas nocturnas y la demanda del bebé.

¿Puede afectar la lactancia materna al estado de ánimo?

La lactancia materna puede tener un impacto en el estado de ánimo de la madre, tanto positiva como negativamente, debido a una variedad de factores físicos y emocionales.

Aspectos Positivos

  1. Liberación de Oxitocina: La lactancia provoca la liberación de la hormona oxitocina, a veces conocida como la “hormona del amor”, que puede promover sentimientos de amor y apego hacia el bebé. La oxitocina también tiene un efecto calmante y puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad.

  2. Vínculo Materno-Infantil: La cercanía física de la lactancia puede fortalecer el vínculo emocional entre la madre y el bebé, lo que puede mejorar el estado de ánimo de la madre y proporcionar una sensación de satisfacción y realización.

Aspectos Negativos

  1. Fatiga: La lactancia puede ser agotadora, especialmente si el bebé se alimenta con frecuencia o durante la noche. La falta de sueño puede afectar negativamente el estado de ánimo y contribuir a la irritabilidad y al estrés.

  2. Dolor y molestias: Las dificultades con la lactancia, como el dolor en los pezones, la mastitis o las dificultades con el agarre del bebé, pueden causar molestias físicas que afecten el estado de ánimo.

  3. Presión y Estrés: Puede haber presión y estrés asociados con la lactancia, especialmente si la madre siente que no puede producir suficiente leche o si está lidiando con críticas o falta de apoyo.

  4. Cambios Hormonales: La lactancia implica cambios hormonales que pueden afectar el estado de ánimo. Algunas mujeres pueden experimentar depresión posparto o ansiedad, que pueden ser agravadas por las demandas y el estrés de la lactancia.

Es importante que las madres se cuiden a sí mismas durante este tiempo y busquen apoyo si están lidiando con sentimientos de tristeza, ansiedad o agobio. Si experimentas síntomas de depresión o ansiedad, es importante que busques ayuda profesional.

Lactancia y menstruación

La lactancia materna puede tener un impacto significativo en el ciclo menstrual y la fertilidad. Aquí te explicamos cómo: 

  1. Supresión de la menstruación: La lactancia, especialmente la lactancia exclusiva, puede suprimir la ovulación y, por lo tanto, retrasar la menstruación. Esto se debe a que la lactancia estimula la producción de la hormona prolactina, que ayuda a producir leche pero también inhibe la ovulación.

  2. Regreso de la menstruación: Cuando la lactancia ya no es exclusiva – por ejemplo, cuando el bebé comienza a consumir alimentos sólidos o si comienza a dormir toda la noche sin necesidad de alimentarse – es más probable que la menstruación regrese. Sin embargo, hay una gran variabilidad entre las mujeres y algunas pueden ver regresar su periodo incluso mientras todavía están amamantando exclusivamente, mientras que otras pueden no menstruar hasta que han dejado de amamantar completamente.

  3. Fertilidad: Aunque la lactancia puede retrasar la menstruación y la ovulación, no es un método anticonceptivo totalmente seguro. Es posible ovular antes de tener el primer periodo después del parto, lo que significa que una mujer podría quedarse embarazada antes de darse cuenta de que su fertilidad ha regresado.

  4. Cambios en la leche: Algunas madres notan un cambio en el comportamiento de alimentación de su bebé cuando su menstruación regresa. Esto podría estar relacionado con un cambio temporal en el sabor de la leche debido a las fluctuaciones hormonales.

Es importante recordar que cada mujer es diferente y que estas son generalizaciones que pueden no aplicarse a todas. Si tienes alguna pregunta o preocupación sobre la lactancia y la menstruación, te recomendamos que hables con tu médico o una asesora de lactancia.

Tipos de lactancia 

La lactancia puede ser categorizada en varios tipos según cómo y cuándo se alimenta al bebé. Aquí te presentamos algunos de los tipos más comunes:

  1. Lactancia materna exclusiva: Este tipo de lactancia implica alimentar al bebé solamente con leche materna. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida del bebé, ya que proporciona todos los nutrientes necesarios para un crecimiento y desarrollo saludable.

  2. Lactancia mixta o complementaria: En este tipo de lactancia, el bebé recibe tanto leche materna como fórmula. Esto puede ocurrir si la madre no puede producir suficiente leche, si el bebé no está ganando suficiente peso, o si la madre necesita regresar al trabajo u otras obligaciones.

  3. Lactancia a demanda: Con la lactancia a demanda, el bebé es alimentado cada vez que muestra signos de hambre, en lugar de seguir un horario estricto. Esto ayuda a mantener un buen suministro de leche y permite que el bebé regule su propia ingesta de alimentos.

  4. Lactancia prolongada o extendida: Este término se refiere a la práctica de amamantar a un niño más allá de la edad de un año, y a menudo hasta los dos años o más. La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna hasta los dos años de edad o más.

  5. Lactancia en tándem: La lactancia en tándem se refiere a la práctica de amamantar a dos hijos de diferentes edades al mismo tiempo, como cuando una madre amamanta a un recién nacido y a un niño mayor.

  6. Relactancia: Este término se refiere al proceso de reiniciar la lactancia después de un período de interrupción. Esto puede ser útil para las madres que han dejado de amamantar y luego deciden que quieren volver a hacerlo.

Como puedes ver, existen diferentes tipos, y es importante recordar que no hay una «forma correcta» de lactancia. Cada familia debe encontrar el tipo de lactancia que mejor se adapte a sus necesidades y circunstancias.

Claves para lograr una lactancia materna exitosa

Lograr una lactancia materna exitosa puede requerir paciencia, práctica y apoyo. Aquí hay algunos consejos que pueden ayudar:

1. Comienza temprano: Intenta amamantar a tu bebé tan pronto como sea posible después del nacimiento. Esto ayudará a estimular la producción de leche y también fomentará un buen agarre.

2. Asegúrate de que el agarre es correcto: Un buen agarre es crucial para una lactancia exitosa. El bebé debe tener en su boca gran parte de la areola, no solo el pezón. Un buen agarre ayudará a tu bebé a obtener suficiente leche y también puede prevenir el dolor y las grietas en los pezones.

3. Amamanta a demanda: Intenta alimentar a tu bebé siempre que muestre signos de hambre. Estos signos pueden ser: mover la cabeza de un lado a otro o llevarse las manos a la boca. Y puede suceder 8 a 12 veces en 24 horas, o incluso más a menudo.

4. Mantén a tu bebé cerca de ti: El contacto piel con piel puede fomentar el vínculo con tu bebé y estimular la producción de leche.

5. Cuida de ti misma: La lactancia puede requerir mucha energía. Asegúrate de estar comiendo alimentos saludables y bebiendo mucha agua. Intenta descansar cuando puedas y busca apoyo si lo necesitas.

6. Busca apoyo si lo necesitas: Si tienes dificultades, no dudes en buscar ayuda. Un consultor de lactancia, un profesional de la salud o un grupo de apoyo de lactancia pueden ofrecer asesoramiento y apoyo valiosos.

7. Sé paciente contigo misma: Recuerda que la lactancia puede ser un desafío, especialmente al principio. Es completamente normal sentirse frustrada o abrumada. Intenta ser paciente contigo misma y recuerda que estás haciendo lo mejor que puedes para tu bebé. Informate sobre las crisis de lactancia para estar preparada y tener todas las herramientas a tu alcance cuando lleguen.

Esperamos que este artículo te haya ayudado a resolver las dudas que puedas tener sobre la lactancia materna.

Cada experiencia de lactancia es única y lo más importante es hacer lo que funcione mejor para ti y para tu bebé. Recuerda cada día que en este viaje de la maternidad se aprende día a día y tú lo estás haciendo genial.

 

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos