5 Semanas de Embarazo

Tabla de contenidos

Característica 1

Característica Feto 1

Característica 2

Característica Feto 2

Característica 3

Con 5 semanas de embarazo, ya estás en el segundo mes de gestación. Esta semana puedes hacerte oficialmente una prueba de embarazo: tus niveles de la hormona hCG son lo suficientemente altos como para dar un resultado positivo, y es posible que tengas los primeros síntomas, como fatiga y náuseas.

¿Y el bebé? El embrión empieza a parecerse más a un feto, y el corazón y el sistema circulatorio de tu pequeño se están desarrollando.

5 Semanas de Embarazo - Síntomas

Se forma la placenta

La placenta está en construcción y terminará de formarse al final del primer trimestre. Es un órgano que pronto conectará el feto en desarrollo a la pared uterina, proporcionando al futuro bebé nutrientes y oxígeno.

 

Prueba de embarazo positiva

Tus niveles de la hormona hCG son ahora lo suficientemente altos como para confirmar que vas a tener un bebé en una prueba de embarazo casera.

 

Del embrión al feto

Esa masa de células que llamamos embrión empieza a parecerse a un feto, con un tubo neural en formación (pre-médula espinal y cerebro) que va de la cabeza a la grupa.

 

¿Cuánto son 5 Semanas de Embarazo?

Si estás embarazada de 5 semanas, estás en el mes 2 de tu embarazo. Sólo faltan 7 meses. ¿Todavía tienes dudas? Aquí tienes más información sobre cómo se dividen las semanas, los meses y los trimestres en el embarazo.

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 5 semanas?

A las 5 semanas de embarazo, tu pequeño embrión es todavía muy pequeño, mide aproximadamente el tamaño de una semilla de naranja.

 

El bebé tiene cola

¿Qué aspecto tiene tu bebé ahora? En realidad, se parece a un renacuajo, con una cabeza rudimentaria y una cola. Pero no te preocupes, no hay ninguna rana en tu futuro.

De hecho, te faltan menos de ocho meses para tener en tus brazos a un auténtico príncipe o princesa.

Mientras todo esto sucede, los niveles de la hormona hCG en tu cuerpo son ya lo suficientemente altos como para confirmar que estás embarazada utilizando una prueba de embarazo casera.

Acude al médico para confirmar la buena noticia y averiguar la fecha del parto.

El latido del corazón puede ser visible

Lleva mucho tiempo desarrollarse para convertirse en un bebé: todos los sistemas corporales mayores y menores (digestivo, circulatorio, nervioso, etc.) y los órganos, como el corazón, los pulmones y el estómago, tienen que formarse desde cero.

El primer sistema que entra en funcionamiento es el sistema circulatorio, o sanguíneo, junto con su órgano acompañante, el corazón, que incluso puedes ver latir en una ecografía temprana hacia el final de la semana, aunque es más frecuente que sea visible en la semana 6 ó 7.

A las 5 semanas de embarazo, el corazón de tu bebé está formado por dos pequeños canales denominados tubos cardíacos, que ya están trabajando intensamente. Cuando esos tubos se fusionen, tu bebé tendrá un corazón totalmente funcional, aunque es casi seguro que ya tiene el suyo.

Esta semana también están en marcha otros órganos, como el tubo neural -el precursor del cerebro y la médula espinal de tu bebé-, que aún no se ha sellado. Pero para la semana que viene, esa política de puertas abiertas habrá terminado.

 

Tu cuerpo en la quinta semana

Pruebas de HCG y de embarazo caseras

A estas alturas ya no deberías tener la regla, uno de los indicios más evidentes de que estás embarazada. Es hora de orinar en un palo (una buena noticia, ya que probablemente necesites ir más a menudo de todos modos), porque a las 5 semanas de embarazo el nivel de hCG, la hormona que anuncia el embarazo, en tu orina es lo suficientemente alto como para ser detectado por una prueba de embarazo casera.
Eso significa que podrás confirmar lo que probablemente ya sospechas: ¡Estás embarazada!


Esta noticia probablemente provocará un combo de emociones que van desde la alegría hasta el terror, a medida que se asienta la realidad de que vas a ser madre. Los cambios de humor son totalmente normales, como el síndrome premenstrual, así que no te preocupes si los tienes.


Señales de embarazo tempranas


También habrá otros signos de los primeros meses de embarazo. Como esa sensación de agotamiento que puede haberte invadido. Y esos pechos sensibles. O ese ligero ataque de náuseas que puedes haber sentido al oler un plato que normalmente no te molesta.


El crecimiento de un bebé -incluso uno no más grande que una semilla de naranja- es un trabajo duro, y tu cuerpo está respondiendo de la misma manera.

Las hormonas del embarazo entran en acción


Esta semana se están produciendo grandes cantidades de hormonas -señales químicas que circulan por el cuerpo y actúan conjuntamente para provocar cambios físicos-.
Entre ellas están los estrógenos, que mantienen los niveles de progesterona y hCG donde deben estar; la progesterona, que mantiene la función de la placenta, evita que los músculos lisos del útero se contraigan y estimula el crecimiento del tejido mamario; y la hCG, que mantiene el cuerpo lúteo hasta que la placenta toma el relevo en torno a las 10 semanas y regula la cantidad de progesterona necesaria.
Y no te sorprendas si a veces sientes que estas hormonas se apoderan de tu vida.

Síntomas del embarazo Semana 5

Antojos y aversiones a la comida

¿Te han entrado unas ganas irrefrenables de comer un sándwich de queso a la plancha? ¿No soportas ver las ensaladas, o las verduras en general? Bienvenida al extraño mundo de los antojos y las aversiones a la comida. Las hormonas desempeñan un papel en este caso (como en la mayoría de los síntomas del embarazo), sobre todo en las primeras semanas, cuando tu cuerpo se está acostumbrando a los estragos hormonales. Si no puedes vencerlos, únete a ellos, dentro de lo razonable. Satisface tus antojos de chocolate con una mini barra en lugar de una de tamaño king y encuentra sustitutos saludables para los alimentos que no puedes soportar, como beber un vaso de V8 en lugar de comer una ensalada.

Fatiga

El embarazo es un trabajo duro, y eso puede provocar un bajón en tu ánimo. Durante el primer trimestre, una gran cantidad de energía se destina a construir un sistema de soporte vital para tu bebé, especialmente la placenta, lo que puede hacer que te sientas un poco cansada o totalmente agotada. También hay que tener en cuenta los cambios hormonales y emocionales que se producen. La buena noticia: al final del primer trimestre, tu cuerpo habrá completado la hercúlea tarea de fabricar la placenta, por lo que es posible que sientas una renovación de energía. Mientras tanto, escucha a tu cuerpo, que te está diciendo que está agotado. Descansa mucho y come bien, ¡y a menudo!

Náuseas

Esa sensación de malestar en el estómago, que a veces puede provocar vómitos, puede aparecer en cualquier momento del día o de la noche (no sólo por la mañana). Son especialmente frecuentes en el primer trimestre, gracias a una combinación desconocida de hormonas, aumento del estrés y otros cambios corporales, como un sentido del olfato más agudo. Para mantener las náuseas bajo control, prueba a comer unas galletas a primera hora de la mañana. Hagas lo que hagas, no te saltes las comidas, aunque la idea de comer te haga sentir un poco mal. En lugar de eso, come: Limítate a los alimentos que te resulten atractivos e intenta seguir una dieta saludable.

Exceso de saliva

¿Te horroriza que se te haga la boca agua sin motivo alguno? Si es así, es posible que estés experimentando el doble golpe del principio del embarazo: un vientre revuelto y un exceso de saliva, y sí, también puedes culpar a esas molestas hormonas del embarazo de esos síntomas. ¿Cómo se puede hacer frente a las babas? Masticar un chicle sin azúcar puede ayudarte a mantener la boca un poco más seca.

CONSEJOS PARA LA SEMANA DEL embarazo

Evita la caja de arena

¡Anotación! Ya no tienes que ir a la caja de arena mientras dure tu embarazo. Esto se debe a que las heces de los gatos pueden albergar un parásito que causa la toxoplasmosis, una infección que no es buena para los fetos.


Tampoco debes comer carne cruda o poco cocinada ni dársela a tu gato, y no debes jugar ni limpiar el arenero de un niño, que podría ser utilizado como caja de arena por los gatitos del exterior. Pida a su pareja, a un amigo o a un familiar que le ayude.


Programe una limpieza dental

Las limpiezas dentales son una buena cosa, sobre todo porque alrededor del 40 por ciento de las embarazadas padecen enfermedades periodontales, lo que aumenta sus posibilidades de padecer preeclampsia (una complicación del embarazo que se caracteriza por una presión arterial alta).


Sin embargo, las radiografías dentales deben guardarse hasta después de la llegada del bebé, a menos que el riesgo de no hacérselas supere el riesgo relativamente pequeño de radiación para el feto.
Si te haces una radiografía, ponte un delantal de plomo o un protector abdominal sobre el bajo vientre.


Conoce los alimentos prohibidos

Es hora de eliminar algunos alimentos del menú, como los lácteos y zumos no pasteurizados, la carne y los huevos poco cocinados, los brotes crudos y el pescado crudo o con mercurio (pueden provocar enfermedades de transmisión alimentaria que pueden ser malas para el bebé).


Otros alimentos que hay que evitar son los perritos calientes y la charcutería, que pueden albergar nitratos y nitritos. También debes reducir la cafeína y dejar de beber alcohol (si no lo has hecho ya).


Calmar el malestar estomacal

¿Necesitas calmar un malestar estomacal? Prueba a tomar un tentempié rico en proteínas y carbohidratos complejos, como galletas integrales y queso o granola y yogur. O sáltate los sólidos y toma una sopa o un batido.
Asegúrate de tomar de ocho a diez vasos de líquido de todas las fuentes al día, especialmente si los vómitos te están dejando deshidratado. El jengibre también puede ser bueno para lo que te aqueja. Utilízalo en la cocina -como en la sopa de zanahoria y jengibre o en las magdalenas de jengibre-, infunde tu té con él, mordisquea unas galletas de jengibre, come un poco de jengibre cristalizado o chupa un caramelo de jengibre.


Y si tus síntomas son especialmente fuertes, pregunta a tu médico sobre la posibilidad de tomar un suplemento de vitamina B6 o de cambiar tu vitamina prenatal de una cargada de hierro a otra más rica en B6.


Aprende a controlar la hinchazón

Gases: Es como una broma cósmica: algunos de los alimentos más saludables pueden dejarte con gases… y sin ganas de comer verduras. Y los gases y la hinchazón son habituales cuando estás embarazada, gracias a las hormonas del embarazo.


Opta por sustituciones saludables que no provoquen hinchazón: por ejemplo, mango en lugar de brócoli o fresas en lugar de col.


Toma patatas fritas de bolsa en lugar de patatas fritas y come pechuga de pollo escalfada en lugar de los antaño queridos palitos de pollo.


Otra forma sencilla de desinflar las burbujas de la barriga del embarazo: En lugar de agua con gas, bebe agua corriente.


¿Ejercicio para las náuseas matutinas?

¿Debes o no debes hacer ejercicio en el primer trimestre, especialmente cuando estás luchando contra las náuseas matutinas? Todo depende de cómo te haga sentir el ejercicio.


Si las náuseas te hacen sentir mal a las 5 semanas de embarazo, prueba a salir a la calle para dar un paseo rápido. Lo más probable es que te sientas mejor después de unos 15 minutos, tanto por el aire fresco como por el ejercicio.
También puedes hacer otros ejercicios, si te sientan bien al estómago. Sólo tienes que asegurarte de tomar un tentempié apto para el estómago (nada que pueda volver a subir durante el calentamiento) antes y después de entrenar, y no te olvides de mantenerte hidratado.


Elige tus proteínas

Sabes que necesitas tus proteínas, pero te has peleado con la carne (y el pollo, y el pescado…) y ahora no podéis estar juntos en la misma habitación, y mucho menos compartir un plato.
Con el tiempo volverás a digerir estos alimentos cárnicos, pero hasta entonces, toma proteínas del requesón, el yogur, las judías o los productos de soja, especialmente el tofu o el edamame. O considera la quinoa, un cereal con sabor a nuez que aporta un gran número de proteínas en un paquete reconfortante.
Si son las verduras de hoja verde las que le dan un tono no tan delicado de chartreuse, anime su dieta con verduras amarillas (que suelen ser más fáciles de tomar), como las zanahorias o los boniatos. O bien, apuesta por el betacaroteno del melón, los mangos, los melocotones y los albaricoques.