7 Semanas de Embarazo

Tabla de contenidos

Un dato curioso: a las 7 semanas de embarazo, tu embrión es 10.000 veces más grande que cuando llegó a tu útero. Tu bebé está creciendo rápidamente y generando nuevas células cerebrales a un ritmo de 100 por minuto.


A medida que te adentras en la segunda mitad del primer trimestre, es habitual que experimentes síntomas como náuseas matutinas, sensibilidad en los pechos y aversión a la comida.

Tu bebé en la semana 7

La línea de vida del bebé

El cordón umbilical, ¡bienvenido al útero! Este conducto une al bebé con la placenta, suministrando oxígeno y nutrientes, e incluso eliminando residuos en el torrente sanguíneo.

Se desarrolla el tapón mucoso

El tapón mucoso aparece al final de esta semana, asentándose en la abertura del cuello uterino.

Este tapón natural sella y protege tu útero de las bacterias.

Manos y pies

Tu futuro bebé ha desarrollado los esbozos de las manos y los pies. Muy pronto, las manos crecerán y cambiarán para tener dedos en las manos y en los pies, pero ahora mismo parecen pequeñas paletas.

¿Cuántos meses son 7 Semanas de Embarazo?​

Si estás embarazada de 7 semanas, estás en el mes 2 de tu embarazo. Sólo faltan 7 meses.

¿Todavía tienes dudas? ¡Consulta nuestra calculadora de embarazo y parto!

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 7 semanas?

Tu bebé mide ahora aproximadamente 12 mm, más o menos el tamaño de un arándano.

¿Aún te parece muy pequeño? Considera esto para tener un poco de perspectiva: Tu bebé es 10.000 veces más grande ahora que en el momento de la concepción hace un mes.

Las nuevas células cerebrales se forman rápidamente

A las 7 semanas de embarazo, la mayor parte de ese crecimiento se concentra en la cabeza (lo mejor para almacenar toda esa inteligencia), ya que se generan nuevas células cerebrales a un ritmo de 100 por minuto.

Los brazos y las piernas del bebé empiezan a desarrollarse

Y hablando de brotes, esta semana tu bebé va a por todas. Las yemas de sus brazos y piernas empiezan a brotar y a hacerse más largas y fuertes, dividiéndose en segmentos de manos, brazos y hombros, y en segmentos de piernas, rodillas y pies, aunque las yemas de las extremidades parecen más palas que manos o pies en esta primera etapa.

El bebé tiene riñones

Esta semana también se están formando la boca y la lengua del bebé. Los riñones también están en su sitio y están preparados para empezar su importante labor de gestión de residuos. Pronto, tu bebé empezará a producir orina.

Por suerte para ti, aún no es necesario usar pañales.

Tu cuerpo en la semana 7 de embarazo

Conoce las señales

Aunque todavía no le digas a nadie que estás embarazada, seguro que tu bebé te lo está diciendo. No con muchas palabras, pero sí con muchos síntomas de embarazo.

Como esas molestas náuseas del embarazo que te persiguen día y noche o todo ese exceso de saliva que se acumula en tu boca (¿estoy babeando?).


También está ese otro síntoma del principio del embarazo que no puedes pasar por alto, sobre todo cuando te cuesta abrocharte la blusa por encima de tus pechos cada vez más grandes (¿son realmente míos?).

Pechos hinchados

Aunque tu bebé tiene el tamaño de un arándano, tus pechos probablemente hayan aumentado. Algunas mujeres han aumentado una talla de copa a las 7 semanas de embarazo, lo que podría ser una buena noticia si no estuvieran tan sensibles, con hormigueo y dolor.

¿El culpable? De nuevo, las hormonas del embarazo, tan necesarias como el estrógeno y la progesterona.


Además, la grasa se acumula en los pechos y el flujo sanguíneo en la zona aumenta. Es posible que los pezones sobresalgan un poco más de lo habitual, pero están tan sensibles y blandos que pueden doler al tacto.


La areola, la zona oscura que rodea al pezón, ya se ha vuelto más oscura y grande, y seguirá creciendo y adquiriendo un color más intenso en los próximos meses.También notarás pequeños puntos en la areola que parecen una piel de gallina. Estas protuberancias, llamadas tubérculos de Montgomery, son glándulas sebáceas que proporcionan lubricación a la areola.


Y si te preguntas por qué se producen todos estos cambios, aquí tienes la respuesta: Son esenciales para la importante tarea de amamantar al recién nacido en unas 33 semanas.


Cómo hacer frente a las aversiones alimentarias

Si una mirada a una pechuga de pollo estos días te repugna -o si el olor del queso suizo hace que tu tracto digestivo grite de angustia- estás en buena compañía. Las aversiones alimentarias durante el embarazo no sólo son muy comunes, sino que también resultan bastante confusas, sobre todo cuando la comida que antes te gustaba te deja fría de repente, y con náuseas.


El mejor consejo: Atiende a tus nuevos gustos, por supuesto.

Mantén tus comidas suaves y aburridas, encuentra sustitutos para los alimentos a los que tienes aversión -piensa en la quinoa como proteína si no puedes soportar la vista o el olor de la carne- y alégrate si tus aversiones son a alimentos que se supone que debes evitar de todos modos.

Síntomas del embarazo Semana 7

Orinar con frecuencia

Entre las náuseas y la necesidad de orinar, estos días sigues pasando mucho tiempo en el baño.

La hormona del embarazo, la hCG, está aumentando el flujo sanguíneo en la zona pélvica -una buena noticia si te apetece tener relaciones sexuales- y eso, a su vez, afecta a ese otro flujo.

No reduzcas la ingesta de líquidos en general, aunque quizá quieras beber menos café, que es un diurético. Tanto tu cuerpo como tu bebé necesitan un suministro constante de líquidos durante el embarazo.

Sensibilidad y cambios en los pechos

¿A tus pechos les salen venas azules que empiezan a hacer que parezcan un mapa de carreteras? De hecho, estas venas actúan como autopistas: Transportan los nutrientes y los fluidos de ti a tu bebé después del parto.

Para minimizar la flacidez y las estrías más adelante, invierte ahora en un buen sujetador, incluso uno de maternidad que te dé más soporte.

Fatiga

Por supuesto que estás cansada: todavía estás inmersa en la hercúlea tarea de fabricar la placenta, el sistema de soporte vital de tu bebé, además de acostumbrarte a todas esas emociones conflictivas que estás experimentando.

Una forma de combatir el cansancio es hacer comidas más pequeñas con más frecuencia. Además, te ayudará a combatir el malestar estomacal.

Comer seis minicomidas mantendrá el nivel de azúcar en la sangre en un nivel uniforme y eso, a su vez, ayudará a tu nivel de energía. Eso sí, ¡que la mayoría de esas minicomidas sean saludables!

Antojos y aversiones a la comida

¿Estás atascada comiendo lo mismo noche tras noche porque muy pocos alimentos atraen a tu exigente paladar? No te preocupes: no le estás robando a tu bebé los valiosos nutrientes por comer lo mismo y saludable una y otra vez. Si los antojos te vuelven loca, cede a ellos de vez en cuando y luego come bien el resto del día.

Acidez e indigestión

Si tienes una sensación de ardor desde el fondo del estómago hasta la boca después de comer, entonces tienes indigestión y acidez inducidas por el embarazo. Evita los desencadenantes de la acidez, como los alimentos picantes o grasos y las bebidas con cafeína, y pregunta a tu médico por los remedios seguros para la acidez del embarazo.

Exceso de saliva

Por si las náuseas no fueran suficientes, es posible que también tengas que lidiar con el exceso de saliva que se acumula en tu boca. Debería desaparecer al final del primer trimestre -¡sólo faltan seis semanas! – pero hasta que lo haga, mastica chicles sin azúcar.

Consejos para la semana 7 del embarazo

Saber cuánto has ganado o perdido

Todavía no puedes ver la barriga del bebé, pero puede que hayas ganado algunos kilos. No pasa nada.

Las mujeres con un IMC normal de entre 18,5 y 24,9 probablemente aumentarán entre 25 y 35 libras durante el embarazo, mientras que las mujeres con IMC más alto o más bajo tienen un rango de peso en el embarazo ligeramente diferente que deben tener en cuenta. Durante el primer trimestre, el bebé es todavía muy pequeño, por lo que es posible que no aumente más de un total de dos a cuatro libras.

Sin embargo, si tienes náuseas matutinas, es posible que no ganes ni un gramo, o incluso que pierdas un poco. Tampoco pasa nada, siempre y cuando aumente tu apetito y recuperes esos kilos en el segundo trimestre.

Los calambres suelen ser normales

Si experimentas calambres abdominales durante el embarazo, no es necesariamente motivo de preocupación.

Los calambres son normales durante el primer trimestre, pero si van acompañados de dolor en los hombros o en el cuello o de contracciones, mareos o secreciones, llama al médico.

Llama también si el dolor abdominal es algo más que calambres y es más intenso.

La fruta es tu amiga

La fruta no sólo contiene nutrientes esenciales que son buenos para ti y para tu bebé, sino que también desempeña un papel estelar a la hora de mantenerte regular.

Una buena regla nutricional: Fíjate en el interior de la fruta tanto (o más) que en el exterior.
Por ejemplo, un melón puede tener una piel más clara por fuera, pero la pulpa de color naranja intenso del interior está repleta de vitaminas A y C, además de algunos minerales importantes.

Conoce lo que no debes hacer en tus entrenamientos

Aquí tienes una lista rápida de algunas cosas que debes evitar durante tus entrenamientos durante el embarazo:

Pronto tendrás menos oxígeno disponible para hacer ejercicio, así que detente cuando te canses y evita acalorarte. No es el momento de hacer bikram o yoga “caliente”.

Controla con seguridad los problemas de la piel

El embarazo puede provocar algunos problemas de la piel bastante extraños (¡gracias, hormonas!): desde un exceso de grasa hasta un exceso de sequedad (o ambos al mismo tiempo), desde el acné hasta las manchas y, lo más extraño, el melasma, una decoloración de la piel en forma de parches.

Si el problema son los granos, lávate la cara dos o tres veces al día con un limpiador exhaustivo pero suave; los limpiadores fuertes sólo dejarán la piel más expuesta a la irritación.

Exfolia también muy suavemente, una vez a la semana, y termina con una crema hidratante sin aceites. 

Satisfacer los antojos saludables

¿Qué debes hacer cuando te entran antojos? Depende. Cede, si tienes la suerte de que se te antojen frutas o verduras. Intenta variar un poco las cosas si puedes, pero no te preocupes si tus papilas gustativas no muerden el anzuelo.

Pero intenta resistirte a tus antojos si te envían a un bol de cereales glaseados con azúcar o a una bolsa de patatas fritas.

Si tus antojos son de algo que no deberías comer ahora que estás embarazada -como queso blando sin pasteurizar o sashimi-, sustituye algo que se acerque lo más posible al objeto de tus afectos, como feta pasteurizado y salmón teriyaki.

Si te apetecen sustancias que no son alimentos, como arcilla, cenizas o almidón de lavandería, ponte en contacto con tu médico.Estos antojos podrían indicar una condición llamada pica, que se desencadena por una deficiencia nutricional.

Atiende a tus aversiones

Si no puedes soportar la idea de comerte una pechuga de pollo, no eres la única. Las aversiones en el embarazo son muy comunes.

Haz lo que funciona. Mantén tus opciones suaves y aburridas, busca sustitutos para los alimentos que ya no puedes digerir -piensa en la fruta si no soportas la visión de las verduras- y alégrate si tus aversiones son a alimentos que se supone que debes evitar de todos modos (¿alguien tiene aversión al sushi?).

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos