Buscar

41 Semanas de Embarazo

Tabla de contenidos

Prepárate: A las 41 semanas, estarás de parto en cualquier momento (y es posible que tu fecha original de parto se haya retrasado un poco).

¿La ventaja? Tu bebé llegará un poco más despierto y con las uñas más largas.

Es probable que hayas hablado con tu médico sobre la inducción del parto, pero permanece atenta a las contracciones u otros signos de que el parto está cerca.

Tu bebé en la semana 41

Manicura del bebé

Las uñas de tu bebé necesitarán sin duda una manicura y una pedicura con un cortaúñas para bebés o una lima de uñas después del nacimiento. A estas alturas, ya han crecido mucho más que las puntas de sus dedos.

Todavía no se ha pasado de la raya

No te preocupes, tu bebé no se considera atrasado hasta la semana 42 de gestación. Menos del 5% de los bebés llegan a la fecha prevista.

Comprobación del corazón

Es probable que esta semana se controle el ritmo cardíaco de tu bebé mediante pruebas no estresantes. Su ritmo cardíaco debería acelerarse cada vez que se mueve.

¿Cuántos meses son 41 Semanas de Embarazo?​

Si estás embarazada de 41 semanas, sigues en el mes 9 de tu embarazo. ¡Ya casi es la hora!

¿Todavía tienes dudas? ¡Consulta nuestra calculadora de embarazo y parto!

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 41 semanas?

A las 41 semanas, tu bebé mide entre 48 y 53 cm, más o menos el tamaño de una calabaza. Y pesa sobre 3,5 o 4 kg.

¿Viene tarde?

Parece que tu bebé ha optado por una salida tardía, una opción bastante popular a juzgar por las cifras.

Menos del 5 por ciento de los bebés nacen en su fecha real de parto, y alrededor del 10 por ciento deciden quedarse más tiempo en el Hotel Utero.

Recuerda también que la mayoría de las veces un bebé que se ha retrasado no lo ha hecho en absoluto, sino que la fecha de parto se ha calculado mal. No pasa nada: aún queda trabajo por hacer con 41 semanas de embarazo.

Por qué las hormonas del estrés fetal pueden ser buenas

El sistema endocrino del bebé, responsable de la producción de hormonas, se está preparando para el gran día. Los investigadores teorizan que el bebé envía algunas señales químicas (también conocidas como hormonas) a la placenta para ayudar a desencadenar el parto: “¡Sácame de aquí, mamá!”

También hay otras hormonas en espera. Durante el parto, tu bebé producirá más hormonas del estrés que en cualquier otro momento de su vida. ¡Y tú pensabas que ya estabas estresada!

Pero esas hormonas ayudarán a tu bebé a adaptarse rápidamente a la vida fuera del vientre materno y a poner en marcha todos esos instintos de supervivencia cuando se desprenda de la placenta que le ha servido de apoyo durante los últimos nueve meses.

La primera respiración del bebé

Otro gran hito que le espera a tu bebé será el de tomar la primera bocanada de aire. De hecho, la primera respiración al nacer requiere un esfuerzo considerablemente mayor que cualquier otra respiración que tu bebé vaya a realizar. Esto se debe a que los diminutos sacos de aire de los pulmones deben inflarse por primera vez para que se expandan y puedan cumplir plenamente su función de respirar durante toda la vida.

Tu cuerpo en la semana 41 de embarazo

¡Preparados, listos, ya!

Mientras tanto, tu cuerpo está tan preparado para el parto como nunca lo estará. A las 41 semanas de embarazo, es probable que tu médico te haya hablado de la inducción del parto, pero eso no significa que no te vayas a poner de parto por tu cuenta; algunos bebés necesitan su tiempo. Pero esta es la pregunta que te haces: ¿Serás capaz de reconocer el parto cuando lo sientas?

Contracciones de parto

Lo más probable es que lo sepas. Pero por si acaso no lo sabes, aquí tienes un breve resumen. Es posible que rompas aguas (aunque puede que no lo hagas) y que notes una mucosidad de color rosa o rojo, también conocida como “flujo sanguinolento”, justo antes de que comience el parto.

A continuación, sentirás las contracciones del parto -ondas rítmicas de endurecimiento y reblandecimiento del útero-, que pueden aparecer de forma rápida y repentina en algunas mujeres y de forma lenta y constante en otras.

Por lo general, aunque no siempre, comienzan separadas y se van acercando progresivamente.

Las primeras contracciones reales pueden parecerse a los calambres menstruales o a un dolor de espalda. Muchas veces, el dolor comienza en la espalda y se irradia hacia la parte delantera. Pero al igual que no hay dos embarazos iguales, tampoco hay dos partos iguales. Y aunque existen los partos de manual, muchos rompen un número sorprendente de reglas.

Si sientes contracciones pero no estás segura de que sean reales, llama a tu médico y descríbelas. Es probable que tu médico o comadrona sea capaz de saber, por el sonido de tu voz y una buena descripción de tus síntomas, si estás de parto.

Síntomas del embarazo Semana 41

Cambios en la actividad del feto

Muchos bebés experimentan un cambio de actividad en el útero en esta última etapa del juego, principalmente porque se encuentran demasiado apretados en el útero para mantener todas esas patadas y golpes.

Al fin y al cabo, ya han alcanzado su tamaño y su peso. Sin embargo, deberías seguir sintiendo aleteos y giros todos los días. Si hay una disminución repentina de los movimientos, llama a tu médico.

Micción más frecuente

Ahora que tu bebé ha descendido por la pelvis hacia el canal de parto -con su cabeza probablemente justo sobre tu vejiga-, es posible que sientas más ganas de orinar que antes.

O puede que incluso empieces a tener pérdidas al toser o estornudar. Sigue haciendo los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico y considera la posibilidad de usar un salvaslip para mantenerte seca mientras tanto.

Secreción mucosa

Es posible que notes una secreción mucosa de color rosa o marrón en tus braguitas o en el inodoro. El paso de esta mucosidad significa que los vasos sanguíneos del cuello uterino se están rompiendo, ya que está empezando a abrirse en preparación para el parto, que podría ser hoy o dentro de varios días.

Dilatación o borrado cervical

Durante un examen interno, tu médico probablemente te dirá cuánto se ha dilatado (abierto) y borrado (adelgazado) tu cuello uterino. Esta apertura y adelgazamiento del cuello uterino significa que se está preparando para dejar paso al bebé.

En algunas mujeres, la dilatación y el borrado son muy graduales, durante semanas, y en otras pueden producirse de la noche a la mañana.

Diarrea

¿Estás empezando a tener diarrea? Es muy común tener diarrea o incluso náuseas poco antes de empezar el parto. Esto se debe a que los músculos, incluidos los de los intestinos y el recto, se están aflojando para prepararse para el parto.

Hemorroides

Si las venas abultadas del recto te causan dolor -gracias en gran parte al aumento del flujo sanguíneo en la zona pélvica y a la presión que ejerce el útero sobre el recto-, prueba a sumergirte en un baño caliente durante 15 o 20 minutos para aliviar el dolor de tu trasero.

Y no olvides consultar a tu médico antes de utilizar cualquier medicamento para las hemorroides.

Dolor pélvico

Seguro que sientes pesadez y estrés en la región pélvica ahora que tu bebé ha bajado hacia el canal de parto. Para aliviar la presión, intenta relajarte tumbándote con las caderas elevadas.

Instinto de anidación

Si parece que no tienes ganas de levantarte del sofá estos días, es comprensible; al fin y al cabo, la carga del retraso te está agobiando.

Por otro lado, es posible que notes una repentina explosión de energía de vez en cuando. Si has sentido un impulso inmediato de, por ejemplo, organizar el armario del cuarto de los niños, eso es que el instinto de anidación se ha puesto en marcha, que es la forma que tiene la naturaleza de ayudarte a preparar la inminente llegada.

Consejos para la semana 41 del embarazo

¿Se ha retrasado? No te estreses

Has superado las 40 semanas, pero eso no significa necesariamente que estés de más. De hecho, se calcula que el 70 por ciento de los embarazos posteriores al término del embarazo no son en realidad retrasos, sino un error de cálculo de la fecha de concepción y, por tanto, de la fecha de parto.

Puede que pierdas algo de peso

Si has llegado al final del embarazo, también has llegado al final del aumento de peso. A las 41 semanas, es posible que los números de la báscula no vayan a ninguna parte, o que incluso bajen.
Esta ralentización (o estancamiento) es en realidad una de las formas en que tu cuerpo se prepara para el parto, una señal de que todos los sistemas se están preparando para el gran acontecimiento.

Tu cuerpo se está ocupando de deshacerse de los fluidos que no necesitará una vez que la fábrica de hacer bebés se detenga, lo que incluye una disminución del líquido amniótico y un aumento de la orina (y posiblemente de las cacas).

También es posible que pierdas peso porque estás sudando más, un hábito que aumentará en las semanas posteriores al parto. La primera semana después del parto, especialmente, será muy húmeda, ya que tu cuerpo aumenta la producción de sudor para eliminar todo el líquido acumulado durante los últimos nueve meses.

Piensa en la epidural

Aproximadamente 2 de cada 3 mujeres que dan a luz en un hospital optan por una epidural durante el parto. La epidural es un pilar del alivio del dolor durante el embarazo y consiste en agentes anestésicos que combinan analgésicos (alivio del dolor sin pérdida de movimiento muscular) con anestésicos (alivio del dolor con pérdida de sensibilidad).

Por lo general, la epidural puede administrarse en cuanto la pidas (y llegue un anestesista para aplicártela), pero como la inyección tendrá que aplicarse entre contracciones, es una buena idea pedirla relativamente pronto en el proceso de parto.

Saber qué esperar durante el parto

Intenta mantenerte relajada y cómoda, y no tengas reparo en pedir a tu pareja lo que necesites para seguir así, ya sea un masaje en la espalda, trocitos de hielo o una toallita para refrescarte la cara.

Recuerda que a tu pareja o a la persona que te acompañe le va a costar mucho anticiparse a tus necesidades, sobre todo si es tu primera vez.

Cuando las contracciones se vuelvan demasiado fuertes para que puedas hablar a través de ellas, empezarás con tus ejercicios de respiración, si los estás utilizando.

Entre las contracciones, intenta cambiar de posición. El personal del hospital estará disponible para cronometrar tus contracciones y controlar la posición y el progreso del bebé.

Si te ponen la epidural, te conectarán a una vía intravenosa para mantener los líquidos después de administrarla y posiblemente a un monitor fetal continuo. A menos que te pongan una epidural portatil, es posible que no puedas mover mucho las piernas, pero intenta cambiar de posición regularmente si puedes.

Intenta técnicas de relajación

Mientras cuentas las horas que faltan para que nazca tu bebé, busca formas de aflojar esos músculos tensos. Además, es posible que pase un tiempo antes de que puedas volver a relajarte.

Tensa los músculos de la cara durante cinco segundos y luego relájalos. Haz lo mismo con los músculos del cuello, luego con los hombros y ve bajando por el cuerpo.

Y recuerda respirar lentamente. ¿Necesitas más ayuda para relajarte? Escucha tus canciones favoritas, nada de heavy metal, y vuelve a respirar profundamente.

Minimizar los dolores de espalda en la cama

Un colchón firme puede hacer maravillas con los dolores de espalda. Si el tuyo es más blando, prueba a colocar una tabla bajo tu lado de la cama durante el resto del embarazo.

El uso de una almohada para el cuerpo de al menos 1,5 metros de largo -que puede aliviar el dolor de ciertas posiciones para dormir- también puede ayudarte a estar cómoda por la noche.

Tómatelo con calma mientras esperas

Es probable que estés deseando que llegue la fecha del parto. Pero sé buena contigo misma. Descansa y relájate todo lo posible. Sal a tomar el aire y haz ejercicio todos los días si puedes, pero no te exijas demasiado ni te preocupes demasiado.

Mientras estés en contacto con tu médico y tengas un plan en caso de que tu pequeño necesite un pequeño empujón para salir al mundo, todo irá bien.

Pronto recordarás con nostalgia estos días de libertad. Así que dedícate todo el tiempo que puedas a ti misma.

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos