Buscar

37 Semanas de Embarazo

Tabla de contenidos

A las 37 semanas, estás embarazada de 9 meses con el final a la vista.

Esta semana tu bebé está practicando habilidades especiales (como chuparse el dedo y agarrar) que demostrará cuando llegue.

En tu próxima cita prenatal, es probable que tu médico te revise el cuello del útero para obtener pistas sobre tu evolución.

Tu bebé en la semana 37

Ensayo general

Si tu bebé naciera esta semana, seguiría siendo prematuro, pero llegaría a término en la semana 39.

Está practicando para su gran entrada inhalando y exhalando líquido amniótico, parpadeando y girando de lado a lado.

Agárrate.

Tu bebé ha desarrollado una mayor destreza en los dedos. Ahora puede agarrar objetos más pequeños, como un dedo del pie o su nariz.

Se chupa más el dedo

Es probable que tu bebé se chupe mucho el dedo estos días para prepararse para sus sesiones de alimentación después del nacimiento.

¿Cuántos meses son 37 Semanas de Embarazo?​

Si estás embarazada de 37 semanas, estás en el mes 9 de tu embarazo. Ya solo faltan unas pocas semanas.

¿Todavía tienes dudas? ¡Consulta nuestra calculadora de embarazo y parto!

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 37 semanas?

A las 37 semanas de embarazo, tu bebé sigue engordando aproximadamente medio kilo a la semana.

De hecho, hasta el final de la semana 38, se le considera técnicamente “prematuro”. A esta edad, el feto medio pesa unos 2,9 kilos, aunque los niños suelen pesar más que las niñas al nacer.

El bebé se estira y se mueve

Está un poco apretado en el útero, así que es posible que no dé tantas patadas. En cambio, es probable que tu bebé se estire, ruede un poco y se contonee, y todo ello lo podrás sentir.

Practicando para el parto

¿Qué es lo que mantiene a tu pequeño ocupado mientras espera el día del parto? Practicar, practicar y practicar.

Ahora mismo, tu pequeña superestrella está ensayando para su gran debut, simulando la respiración mediante la inhalación y exhalación de líquido amniótico, chupándose el dedo, parpadeando y girando de un lado a otro. Un día notas su culito en el lado izquierdo, y al siguiente se ha girado hacia la derecha.

La cabeza del bebé es enorme.

Un dato interesante: al nacer, la cabeza de tu bebé -que, por cierto, sigue creciendo- tendrá aproximadamente la misma circunferencia que su pecho.

¿Y adivina qué es lo que está haciendo una impresión bastante literal en esos hombros y caderas? La grasa, que está provocando pequeños hoyuelos en esos bonitos codos, rodillas y hombros, además de arrugas y pliegues en el cuello y las muñecas.

Tu cuerpo en la semana 37 de embarazo

Dilatación y borrado

Nadie sabe cuándo decidirá tu bebé hacer su aparición: ¿se adelantará, se retrasará o llegará justo a tiempo? – pero eso no impide a tu médico adivinar cuándo empezará el parto.

¿Qué es lo que busca tu médico? En primer lugar, la dilatación, es decir, hasta dónde se ha abierto el cuello del útero. Concretamente, el cuello del útero debe abrirse hasta 10 centímetros para que el bebé pueda pasar al canal de parto.

El médico también comprueba la madurez del cuello uterino, es decir, su consistencia. Empieza siendo firme, como la punta de la nariz, y luego se ablanda hasta alcanzar la misma textura que el interior de la mejilla antes del parto.

A continuación, el médico comprobará el borrado, es decir, el grosor del cuello uterino, que deberá estar borrado al 100% antes de que empujes al bebé.

También evaluará la posición del cuello uterino, que se desplaza de atrás hacia delante a medida que se acerca el parto.

Y por último, pero no menos importante, tu médico o matrona medirá la posición del bebé en relación con tu pelvis. Cuanto más abajo esté el bebé, más cerca estarás del parto.

Aunque todo esto parece muy científico, en realidad no lo es. Estos procesos pueden producirse gradualmente, a lo largo de semanas o incluso de un mes o más en algunas mujeres, o de la noche a la mañana.

Por tanto, aunque son indicios de que estás avanzando, no son ni mucho menos una apuesta segura a la hora de determinar el inicio real del parto. Puedes estar muy dilatada y no tener a tu bebé durante semanas. O tu cuello uterino puede estar alto y cerrado durante un examen una mañana, para luego estar abierto y listo para el trabajo -y el parto- al mediodía.

Masaje perineal

Ya conoces los beneficios del masaje para la mente y el cuerpo, pero ¿has oído hablar del masaje perineal?

Sí, suena -y puede parecer- un poco incómodo, pero el masaje perineal puede ayudar a estirar suavemente el perineo, la zona de piel entre la vagina y el recto, lo que a su vez puede minimizar el “escozor” que se produce cuando la cabeza del bebé corona durante el parto.

También puede ayudarte a evitar la episiotomía y los desgarros.

Si quieres intentarlo, lo mejor es que no lo hagas a la primera. Acude a un terapeuta del suelo pélvico para que te enseñe a hacerlo bien. Una vez que sepas lo que estás haciendo, puedes seguir practicando en casa.

Síntomas del embarazo Semana 37

Cambios en la actividad fetal

En el momento en que la cabeza de tu bebé esté encajada en tu pelvis, tendrá mucho menos espacio para algo más que un giro o retorcimiento. Lo importante es que sientas algún movimiento cada día.

Recuerda, sin embargo, que tu bebé se comporta ahora como un recién nacido y tiene intervalos de sueño profundo en los que apenas se mueve.

Acidez o indigestión

Si el ardor de estómago empeora estos días, prueba a comer un puñado de almendras. Otros remedios caseros que pueden desterrar el ardor: una cucharada de miel en leche tibia o un poco de papaya seca.

Espectáculo sangriento

Una secreción mucosa de color rosado o marrón significa que los vasos sanguíneos del cuello del útero se están rompiendo a medida que este se dilata en preparación para el trabajo de parto y el alumbramiento, ¡no tardará mucho en llegar!

Venas varicosas

Si las venas de tus piernas están actuando ahora, intenta dormir sobre tu lado izquierdo, que es la mejor posición para una circulación óptima.

Prueba también a elevar las piernas colocando una almohada bajo los pies. Ambas posiciones harán que la sangre fluya.

Dolor pélvico

Si la cabeza de tu bebé te presiona la pelvis, las caderas y la vejiga, sentirás más presión a medida que avance la semana.

Si te sientes realmente incómoda, invierte en un fular que soporte el peso de tu barriga y alivie la presión sobre tu espalda y pelvis.

Calambres en las piernas

Si los calambres en las piernas te hacen la vida imposible por las noches, intenta beber más líquidos durante el día y asegúrate de tomar suficiente magnesio y calcio. ¿Y esas almendras que estás masticando para el ardor de estómago? También te serán útiles.

Estrías

Con tus pechos y tu barriga tan grandes como siempre, probablemente ya habrás notado las clásicas marcas de la maternidad. No te preocupes, desaparecerán y se convertirán en una insignia de orgullo (¡o al menos de maternidad!) unos meses después del parto.

Cambios en los pechos

Es probable que tu pecho haya aumentado hace semanas, pero puede que ahora también notes que tus pezones sobresalen más, para que el recién nacido pueda agarrarse al pecho.

El cerebro del embarazo

Hay tantas cosas de las que ocuparse ahora que no es de extrañar que andes con la mente nublada. ¿Está el frigo cargado? ¿Tienes la ropa del bebé lavada y preparada para llevarla al hospital? ¿Cuántas cenas hay en el congelador?

Coloca recordatorios por toda la casa y en tu ordenador para que no se te olvide nada importante.

Insomnio

Ya has oído que el insomnio durante el embarazo es la forma que tiene la madre naturaleza de prepararte para las noches que te esperan, pero intenta dormir un poco para tener la energía suficiente para el parto y para el resto del tiempo.

Duerme un poco más, échate una siesta cuando vuelvas a casa después del trabajo o los fines de semana y sigue una rutina relajante cuando llegue la hora de acostarte.

 

Consejos para la semana 37 del embarazo

Termina la habitación del bebé

Menos del 5 por ciento de los bebés llegan en la fecha prevista, así que no des por sentado que tienes tres semanas para terminar tu lista de tareas pendientes y preparar la habitación del bebé.

Céntrate en las tareas más importantes, como montar la cuna -Lleva más tiempo del que crees-, organizar el cambiador con pañales y toallitas, y colocar la mecedora o la silla si piensas dar el pecho (o simplemente acurrucarte).

Asegúrate de que tu pareja, un amigo o un familiar cercano te ayuden con las tareas más pesadas

Pero no te vuelvas loca. Ya tienes bastante que hacer, y a tu bebé no le importará de qué color estén pintadas las paredes.

El lento aumento de peso es normal

¿No estás ganando el kilo por semana que esperabas durante el tercer trimestre? No pasa nada. Puede que no ganes nada de peso durante el último mes.

Alarga tus comidas

¿Te sientes más hinchada que nunca? Puedes culpar a la hormona del embarazo, la progesterona, por ralentizar la digestión, lo que provoca hinchazón y calambres.

Una forma de vencer la hinchazón: Come despacio. Cuando engulles tu comida en cinco minutos, no solo tragas alimentos. También tragas mucho aire, que se depositará en tu estómago en forma de burbujas de gas.

Consigue una pelota de ejercicios

¿Buscas un buen ejercicio para el final del embarazo? ¡Súbete a la pelota! Una pelota de ejercicios es una herramienta segura y eficaz para fortalecer los músculos centrales durante el embarazo. Y, si no te fijas mucho, también puede proporcionarte la relajación y el alivio físico que necesitas durante el embarazo y el parto.

Elige una pelota de alta calidad fabricada con material resistente a las explosiones y asegúrate de comprar el tamaño adecuado para tu estatura: (55 centímetros) para las que miden menos de 1,5 metros, y (65 centímetros) para las que son más altas (aunque comprueba las instrucciones para estar segura).

Mantén la cordura mientras descansas

Aquí tienes algunas cosas que puedes hacer si estás en reposo: Llena una mininevera o nevera con mucha agua, fruta, yogur, queso y sándwiches. Asegúrate de que el teléfono, las revistas, los libros y el mando de la televisión están al alcance de la mano.

Intenta establecer una rutina, incluso si el punto culminante es un baño en una bañera tibia, luego una siesta o una mañana en el sofá, y luego una tarde en la cama. Te sentirás mejor si le das al día algún tipo de estructura.

No pierdas de vista el premio: Enmarca una de tus fotos de la ecografía y piensa que simplemente estás empezando el proceso de maternidad un poco antes que la mayoría, haciendo lo que es mejor para tu hijo aunque te resulte difícil.

Recuerda: Cada día que pasas en la cama o sin levantarte es un día más que tu bebé pasa dentro de ti, dándole la mejor oportunidad de nacer sano y fuerte.

Haz una escayola para el vientre

Las escayolas para el vientre se remontan a la antigüedad, cuando se utilizaban para conmemorar el milagro de la vida. Estas réplicas de escayola que puedes hacer tú misma son fáciles y divertidas de hacer. Solo tienes que sentarte mientras tu ayudante aplica tiras de yeso húmedo sobre tu vientre (suele secarse en 15 minutos).
Una vez seco el molde, decóralo y exhíbelo como quieras.

(Encontrarás muchos recursos en Internet; solo tienes que escribir “belly cast” en un buscador y empezar a esculpir.)

Practica el uso de tu equipamiento para el bebé

Ya tienes la silla de auto, el cochecito, el parque infantil y el resto del equipamiento para el bebé, ahora lo único que necesitas es un bebé de verdad.

Antes de que tu pequeño llegue a casa, coge a un “bebé” -un muñeco, un peluche o incluso una mascota muy paciente (dentro de lo razonable)- y practica un par de veces.

Pruebe a colocar la muñeca en el asiento del coche o a pasear al peluche por el pasillo, sujetando al pequeño con una mano mientras pliega el cochecito con la otra.

Si te sientes ridículo utilizando un bebé de imitación, no utilices nada. Pero práctica. Te sentirás más preparado cuando llegue la hora del espectáculo.

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos