3 Semanas de Embarazo

Tabla de contenidos

¡Enhorabuena! Con 3 semanas de embarazo, has concebido oficialmente y estás en el mes 1 de tu embarazo -aunque pasarán algunas semanas hasta que puedas confirmar la noticia con una prueba de embarazo.

Esta semana, el pequeño grupo de células (que pronto se convertirá en tu bebé) está creciendo rápidamente.

Mientras tanto, el aumento de los niveles hormonales puede desencadenar un mayor sentido del olfato, uno de los primeros signos del embarazo.

Tu bebé a las 3 semanas de embarazo 

¡Bebé a bordo!

¡Tenemos un embrión! Tu futuro feto es todavía un conjunto de células que crecen y se multiplican. Tiene el tamaño aproximado de una cabeza de alfiler.

Comienza el viaje

El óvulo fecundado, ahora llamado blastocisto, tarda unos cuatro días en llegar al útero y otros dos o tres días en implantarse.

¿Niño o niña?

Probablemente no sabrás si vas a tener un niño o una niña hasta dentro de 14 semanas, pero el sexo se determina en el momento de la fecundación.

¿Cuántos meses son 3 Semanas de Embarazo?​

Si estás embarazada de 3 semanas, estás en el mes 1 de tu embarazo. Sólo faltan 8 meses.

¿Todavía tienes dudas? ¡Consulta nuestra calculadora de embarazo y parto!

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 3 semanas?

Esta semana has ovulado y por fin ha llegado el momento que tanto esperabas: Has concebido. Esto significa que tu futuro feto ha iniciado su milagrosa transformación de célula solitaria a niño o niña saltarina.

Una vez que el espermatozoide ganador se abre paso a través de la capa externa del óvulo, el óvulo fecundado unicelular -o cigoto- forma inmediatamente una barrera que impide el paso de otros espermatozoides.

Pero el cigoto no permanece solo durante mucho tiempo. En cuestión de horas, se divide en dos células, luego en cuatro, y así sucesivamente, hasta que el grupo en crecimiento comprende unas 100 células pocos días después de ese crucial primer encuentro entre el esperma y el óvulo. Algunas formarán el embrión, otras la placenta, pero de momento sigue siendo una bola microscópica de células que tiene una quinta parte del tamaño del punto al final de esta frase.

Implantación

¿Diminuto? Sí. Pero no subestimes su potencial.

Mientras se divide, el blastocisto, como se llama ahora (no te preocupes, pronto se te ocurrirá un nombre más bonito), viaja esta semana desde la trompa de Falopio hasta el útero, un viaje que dura unos cinco o seis días.

Alerta de spoiler: una vez que llegue durante la cuarta semana, se implantará en la pared uterina y crecerá durante los próximos nueve meses. En otras palabras, ¡felicidades! Ya tienes un bebé en ciernes, listo para comenzar el increíble viaje que terminará en tus brazos.

¿Niño o niña?

¿Se convertirá tu solitaria célula en una niña o en un niño de forma milagrosa? Aunque pasarán meses antes de que puedas saberlo con seguridad (si es que decides averiguarlo antes del día del parto), esa notable determinación ya se ha tomado, lo creas o no.

¿Estás preparada para un curso intensivo de biología? El óvulo fecundado contiene 46 cromosomas: 23 de cada progenitor biológico. La madre siempre aporta un cromosoma X, pero el padre puede aportar un X o un Y. Si el espermatozoide que fecunda tu óvulo lleva un X, el cigoto XX será una niña. Si el espermatozoide es portador de un Y, tu cigoto XY será un niño.

Tu cuerpo en la semana 3 de embarazo

El cuerpo lúteo y las hormonas del embarazo

Por ahora, parecerá que no pasa nada en el exterior, pero sólo durante las próximas dos semanas.

Si has tenido relaciones sexuales durante la ovulación, tu óvulo ha sido fecundado por un afortunado espermatozoide y tu cuerpo se está preparando para acoger el blastocisto (que pronto se convertirá en tu bebé) que se dirige al útero, su hogar durante los próximos nueve meses.

¿Qué ocurre en el interior esta semana?

Justo después de la liberación del óvulo, el folículo del que procede recibe un nuevo inquilino llamado cuerpo lúteo, un cuerpo de células amarillentas que ocupa el espacio dejado por el óvulo. El cuerpo lúteo empieza a producir progesterona y algo de estrógeno, suficientes hormonas del embarazo para nutrir y mantener al futuro bebé hasta que la placenta tome el relevo en unas 10 semanas.

Mientras tanto, aproximadamente una semana después de la fecundación, el blastocisto (o futuro embrión) se implanta en el revestimiento uterino y la placenta empieza a tomar forma.

Entre 6 y 12 días después de acurrucarse en el útero (alrededor de la cuarta semana de embarazo), las células de la placenta recién desarrollada empiezan a producir gonadotropina coriónica humana (hCG).
La hCG aumenta durante el primer trimestre antes de descender en el segundo, indica a los ovarios que dejen de liberar óvulos y desencadena la producción de más progesterona y estrógeno, que evitan que el revestimiento del útero se desprenda y favorecen el crecimiento de la placenta.

Como verás más adelante, todas estas hormonas desempeñan un papel importante a lo largo del embarazo y provocan toda una serie de cambios corporales, además de síntomas como las náuseas matutinas.

Los rastros de hCG pueden detectarse en la orina y en la sangre -lo que explica por qué las pruebas de embarazo caseras te hacen orinar en un palito y tu ginecólogo u obstetra te hace un análisis de sangre en tu primera cita-, pero probablemente no obtendrás un resultado positivo en una prueba de embarazo hasta dentro de una o dos semanas.

El embarazo y el sentido del olfato

¿Los olores te parecen de repente más fuertes que nunca? Podría ser una señal de que estás embarazada. El aumento del sentido del olfato es un efecto secundario muy real del embarazo, causado por hormonas como el estrógeno y la hCG, que magnifican todas las fragancias (las buenas, las malas y las feas) que flotan en el aire a tu alrededor.

Ya sea la comida que se prepara en el restaurante de tu barrio, la basura de la esquina o la colonia o el perfume de tu pareja, tu nariz, más aguda que nunca, puede captarlo.

¿El inconveniente de tu nuevo superpoder? Puede aumentar aún más tus náuseas matutinas.

En ese caso, mantente alejada de la cocina y de los restaurantes locales en la medida de lo posible, hazte amiga del microondas (que suele causar menos olor) y abre las ventanas.

También puedes probar a lavar la ropa más a menudo y a cambiar los artículos de aseo por otros sin perfume. Y no tengas reparo en pedir a tu pareja, a tu familia y a tus amigos que se duchen después de hacer ejercicio, que no se perfumen y que se laven los dientes después de comer esa pasta con ajo o esa hamburguesa cargada de cebolla.

Síntomas del embarazo en la Semana 3

Presión en el bajo vientre

No te preocupes. Una sensación de presión en la barriga o incluso calambres leves sin sangrado es muy común, sobre todo en los primeros embarazos, y suele ser una señal de que todo va bien.

Lo que sientes puede ser la sensación de la implantación del embrión, el aumento del flujo sanguíneo, el engrosamiento del revestimiento uterino o incluso el crecimiento de tu útero (también podría ser simplemente un dolor de gases).

Pregúntale a tu médico en tu próxima visita si estás preocupada, pero probablemente sólo signifique que estás muy atenta a todos los cambios que se producen en tu cuerpo.

Sabor metálico

Si sientes que te has metido unos cuantos céntimos en la boca, no estás sola. Ese sabor metálico es a menudo un efecto secundario del embarazo y uno más que puedes atribuir a las hormonas que causan estragos en tu sistema, lo que puede hacer que tus papilas gustativas se vuelvan locas.

Hasta que se calmen en el segundo trimestre, combate el metal con el ácido: Bebe limonada y otros zumos de cítricos, chupa caramelos ácidos y (suponiendo que tu estómago pueda soportarlo) come alimentos bañados o marinados en vinagre. ¿Otra cosa que puedes probar? Cepíllate la lengua cada vez que te cepilles los dientes o haz gárgaras con un poco de agua salada.

Consejos para la semana 3 de embarazo

Aumenta el hierro y la vitamina C

Echa unas bayas en tus cereales. Añadir alimentos cargados de vitamina C a la comida rica en hierro aumenta la absorción de este por parte de tu cuerpo, un nutriente que necesitas para ayudar a aumentar tu volumen de sangre.

Puedes encontrar vitamina C en frutas y verduras como kiwis, mangos, fresas, melones, pimientos, tomates y espárragos. El hierro se encuentra en los productos de soja, la carne de vacuno, las aves de corral y los frutos secos.

No te tiñas el pelo

En lo que respecta a la coloración del cabello, los expertos coinciden en que más vale prevenir que curar. Así que espera hasta el segundo trimestre (es decir, después de la semana 14 de embarazo) antes de hacerte un retoque.
Cuando vuelvas a la peluquería, hazte mechas en lugar de aclarados de raíz o cambios de color de la raíz a las puntas (de este modo, los productos químicos no tocarán tu cuero cabelludo) y solicita una opción de coloración más suave, como una base sin amoníaco.

Y ten en cuenta que los cambios hormonales pueden hacer que tu cabello reaccione de forma diferente, por lo que es posible que no obtengas exactamente lo que esperas, incluso con tu fórmula habitual. Antes de teñirte toda la cabeza, prueba con un mechón para estar segura.

Intenta optar por lo sano cuando comas fuera

Es más fácil de lo que crees encontrar opciones saludables cuando comes fuera o pides comida para llevar.

Si tienes antojo de comida italiana, come pescado, pollo, ternera o carne magra a la parrilla acompañados de magníficas verduras. Otras buenas opciones son la pasta y la pizza con salsa de tomate fresca, el marisco o el queso, que son seguros para el embarazo.

Disfruta del pescado o el pollo teriyaki, la sopa de miso, el edamame y los platos de fideos soba de los restaurantes japoneses (así como el sushi con verduras o pescado cocido).

Y, siempre que tu estómago se adapte a las especias, los restaurantes indios son una opción especialmente nutritiva: pide prácticamente cualquier cosa que no esté frita.

¿Es hora de hacerse la prueba de embarazo?

En el pasado, tenías que no tener la menstruación antes de hacerte una prueba de embarazo casera, y luego esperar un par de horas antes de conocer los resultados.

Hoy en día, puedes saber que estás embarazada mucho antes, más rápido y con mayor precisión que nunca (aunque la precisión, por supuesto, mejorará cuanto más cerca estés de la falta de menstruación). Así que, en teoría, si quisieras, podrías hacerte uno antes.

Aun así, puede pasar una semana o más después de la falta de la menstruación antes de que produzcas suficiente cantidad de la hormona del embarazo, la gonadotropina coriónica humana (hCG), para que se detecte en una prueba.

Si tienes un retraso y un resultado negativo, vuelve a hacer la prueba dentro de unos días.

Elige alimentos ricos en calcio

El calcio os ayuda a ti y a tu bebé en desarrollo a construir y mantener unos huesos fuertes y sanos, además de ser esencial para la salud del corazón, los nervios y los músculos.

Si no consumes suficiente calcio durante el embarazo, tu bebé lo tomará de tus huesos.

Consume cuatro raciones diarias (1.000 miligramos) de alimentos como yogur griego, zumo o cereales enriquecidos con calcio y queso duro o pasteurizado.

Repone tus líquidos cuando estés mareada

Si las náuseas matutinas van acompañadas de calambres, fiebre o diarrea, es posible que se trate de una infección estomacal o una intoxicación alimentaria y no de náuseas del embarazo.

Pero tanto si el estómago se revuelve por culpa de las hormonas, de un virus o de esa ensalada de huevo que has comido, el tratamiento es el mismo: descansa y céntrate en los líquidos, sobre todo si los pierdes por los vómitos o la diarrea.

Bebe agua, zumo diluido (el de uva blanca es el más fácil para el estómago), caldo claro, té descafeinado suave o agua caliente con limón, que puede reducir los gases. Si no consigues beber a sorbos, chupa polos.

Toma muchas proteínas

Come tres raciones de proteínas al día para ayudar a estimular los nuevos tejidos de tu futuro bebé. Una ración de carne, como la de pollo sin piel o la de ternera magra, por ejemplo, debe ser de unos 3 onzas, más o menos del tamaño de una baraja. Otras grandes fuentes de proteínas son los huevos, el pescado, los lácteos y las legumbres.

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos