Buscar

27 Semanas de Embarazo

Tabla de contenidos

¡Viva! Bienvenida a la última semana del segundo trimestre: el final se acerca y puedes ver la luz.

Tu bebé, por su parte, está afinando sus propias habilidades… y digamos que tu voz es música para sus oídos.

Tampoco te sorprendas si de repente empiezas a notar pequeños saltos en tu creciente barriga. Puede que tu pequeño tenga hipo.

Tu bebé en la semana 27

Tapones para los oídos

Tu bebé puede oírte, pero debes saber que está amortiguado porque sus orejas aún están cubiertas de vérnix caseosa, esa capa cerosa protectora de la piel.

El bebé tiene hipo

Si notas movimientos inusuales en el vientre, puede tratarse de hipo. A medida que los pulmones del bebé se van desarrollando, aumentan las posibilidades de que tenga hipo.

¡Tan activo!

Tu pequeño gimnasta ha empezado a desarrollar el tono muscular de tanto patear, rodar y golpear.

¿Cuántos meses son 27 Semanas de Embarazo?​

Si estás embarazada de 27 semanas, estás en el mes 6 de tu embarazo. Solo faltan 3 meses.

¿Todavía tienes dudas? ¡Consulta nuestra calculadora de embarazo y parto!

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 27 semanas?

Al final del segundo trimestre, tu bebé mide ya más de 30 cm de largo.

Su peso también está subiendo en las tablas, llegando a pesar alrededor de 1 kg. Es el doble de lo que pesaba hace cuatro semanas.

A la mayoría de los bebés de esta edad, incluido el tuyo, todavía les gusta acurrucarse en una posición ligeramente acurrucada dentro del útero, de ahí el término “posición fetal”.

El bebé reconoce tus voces

Una gran noticia: tu bebé ya puede reconocer tanto tu voz como la de tu pareja.

Su desarrollo auditivo, o la audición, está progresando a medida que madura la red de nervios de los oídos -aunque los sonidos que oye están amortiguados gracias a la capa cremosa de vérnix que los cubre-.

Así que este puede ser un buen momento para leerle e incluso cantarle a tu bebé -o mejor dicho, a tu barriguita- y una buena oportunidad para empezar a memorizar esas canciones infantiles y de cuna que tendrás que repetir (y repetir) muy pronto.

Y ya que estás, aquí tienes otra forma de divertirte en familia con 27 semanas de embarazo: Tu pareja podrá escuchar los latidos del bebé presionando una oreja contra tu estómago.

El bebé saborea… y tiene hipo

Las papilas gustativas de tu bebé también están muy desarrolladas ahora, más de lo que nunca tendrá fuera del útero, en realidad.

¿Necesitas una prueba de sabor? Si comes algo picante, tu bebé podrá notar la diferencia en el líquido amniótico. Solo tienes que tener en cuenta que tendréis horarios de comida diferentes, y que la suya llegará unas dos horas después de la tuya.

Algunos bebés incluso responderán a esa patada picante con hipo. Y aunque el hipo, que a ti te parece un espasmo en el vientre, puede parecer que le molesta, no está estresado en absoluto. Es solo una sensación más a la que los bebés deben acostumbrarse.

Tu cuerpo en la semana 27 de embarazo

Hinchazón y edema

Hace dos semanas, tu vientre era un balón de fútbol, y en la semana 27 de embarazo tu útero se ha hinchado hasta alcanzar el tamaño de una pelota de baloncesto. Por desgracia, no es lo único que se hincha.

Casi 3 de cada 4 mujeres embarazadas experimentan una leve hinchazón de las extremidades -sobre todo de los pies, los tobillos y las manos-, que puede ser aún mayor en este momento.

Se llama edema y se produce cuando los líquidos se acumulan en los tejidos del cuerpo gracias (o no) al aumento del flujo sanguíneo y a la presión uterina sobre la vena cava inferior, la gran vena del lado derecho del cuerpo que devuelve la sangre de las extremidades inferiores al corazón.

Si bien el factor de hinchazón es completamente normal y temporal, ahora podría ser un buen momento para quitarse los anillos y desprenderse de esos zapatos demasiado apretados.

Y si te parece excesivo, habla con tu médico, ya que puede ser un signo de preeclampsia, aunque cuando lo es, va acompañado de otros síntomas como la elevación de la tensión arterial y la presencia de proteínas en la orina. Si no experimentas estos síntomas, no tienes por qué preocuparte.

Para aliviar la hinchazón, evita estar sentada o de pie durante mucho tiempo, intenta hacer algún ejercicio apropiado para el embarazo, como caminar o nadar, si tu médico lo aprueba, y siéntate o duerme con los pies elevados. Si alguien se merece tener los pies elevados, eres tú.

Asegúrate también de beber lo suficiente cada día; restringir la ingesta de líquidos no reducirá la hinchazón, pero mantenerse hidratada sí. Y trata de ver el lado positivo: El edema es una condición temporal: se desinflamará por completo poco después del parto.

Aliviar el sarpullido por calor

Causada por la combinación de un cuerpo embarazado ya sobrecalentado, la humedad de la transpiración excesiva y la fricción de la piel que se frota contra sí misma o contra la ropa, como suele ocurrir cuando hay más piel que frotar, la insolación se manifiesta en forma de manchas rojas, espinosas y con picor en la piel.

Es más común en el pliegue entre y debajo de los pechos, en el pliegue donde el abultamiento del bajo vientre roza con la parte superior del pubis y en la parte interna de los muslos.

Una compresa fría y húmeda puede eliminar parte del calor del sarpullido. Una pizca de loción de calamina también puede aliviar temporalmente y es segura.

Si el sarpullido o la irritación duran más de un par de días, consulta a tu médico sobre los pasos a seguir.

Síntomas del embarazo Semana 27

Desmayo o mareo

Es un síntoma común del embarazo, pero coméntaselo a tu médico, sobre todo si te desmayas.

Puedes detener un mareo tumbándote y elevando los pies en cuanto te sientas mareada.

Sangrado de las encías

Gracias a las hormonas del embarazo, tus encías pueden estar hinchadas, inflamadas e incluso sangrar.

Aunque el sangrado de las encías es habitual -y probablemente desaparecerá después del parto-, cuida mucho tus dientes y encías ahora mismo cepillándote dos veces al día y utilizando el hilo dental una vez al día.

Picazón en el vientre

Tu vientre estirado puede hacer que tu piel se reseque y te pique.

Aplícate crema hidratante con regularidad y considera la posibilidad de sumergirte en un baño de avena caliente para aliviar el picor.

Síndrome de las piernas inquietas (SPI)

Algunas mujeres embarazadas tienen la sensación de que sus piernas adquieren vida propia, con hormigueos y nerviosismo, especialmente cuando se acuestan por la noche.

Habla con tu médico sobre este tema. En algunas mujeres, el SPI está relacionado con la falta de hierro, la anemia o la sensibilidad a determinados alimentos. También puedes considerar la posibilidad de practicar yoga u otras técnicas de relajación, que pueden ayudarte.

Dolor de ligamentos redondos

Vuelve a culpar a tu creciente barriga de esos dolores de crecimiento alrededor de tu cintura. ¿Lo mejor que puedes hacer? Sí, ya sabes lo que hay que hacer: No te pongas de pie durante un rato.

Nariz tapada

Por si la barriga, los pies y los dedos hinchados no fueran suficientes, ahora puede que tengas que lidiar con los conductos nasales hinchados, lo que hace que te sientas congestionada.

Cuando des a luz te sentirás aliviada, pero hasta entonces, los aerosoles nasales salinos o los sprays nasales de venta libre suelen estar prohibidos. Consulta a tu médico para conocer otras recomendaciones.

Consejos para la semana 27 del embarazo

Combatir la hinchazón de los ojos

Los dos principales responsables de las bolsas de los ojos son la retención de líquidos y el cansancio, así que intenta descansar todo lo posible y beber mucha agua para limpiar tu organismo. Cuanto más bebas, menos retendrás.

¿Sigues teniendo más bolsas de las que te gustaría? Aquí tienes algunas soluciones rápidas: Como las ojeras y las bolsas de los ojos tienden a ser más prominentes por la mañana, colócate algo fresco sobre los ojos nada más levantarte.

Prueba con las siempre favoritas rodajas de pepino frío, bolsas de té frías, cucharas frías o una bolsa de arándanos congelados. El corrector y la máscara de pestañas también pueden ayudar, si te apetece.

Investiga sobre sillitas de coche

Es posible que ya lo sepas, pero no te permitirán volver a casa desde el hospital con tu recién nacido si no tienes una silla para el coche.

Es probable que sea la primera pieza del equipamiento del bebé que utilices -y una de las más importantes-, por lo que hay mucho que tener en cuenta a la hora de comprar una silla de auto para bebés.

Antes de comprarla, infórmate siempre de las últimas retiradas de productos del mercado para asegurarte de que la que elijas no esté en la lista.

Elige el mejor salmón

¿Has oído historias contradictorias sobre el salmón? “¡Come mucho, es bueno para ti!”, o “Asegúrate de no comer demasiado, es malo para ti”.

El salmón es sin duda uno de los mejores proveedores de DHA, un ácido graso omega-3 que estimula el cerebro y el estado de ánimo y es bueno para los bebés y las madres.

Intenta optar por el salvaje, que también contiene más de esas grasas saludables, o por el de cría ecológica.

¿No encuentras ninguno de los dos? Sigue estos consejos, independientemente del pescado que elijas: Elige el pescado sin piel, recorta bien la carne oscura y cocina el filete hasta el final. La mayoría de las sustancias químicas del pescado se acumulan en la piel y la carne oscura, y una cocción a fondo eliminará lo que queda.

Investiga sobre la reanimación cardiopulmonar infantil

Lo más probable es que nunca tengas que salvar la vida de tu bebé. Pero las emergencias ocurren de vez en cuando, incluso cuando estás atento.

Por suerte, con un poco de preparación, puedes estar preparada para actuar en el improbable caso de que tengas que hacerlo. Apúntate a una clase de reanimación cardiopulmonar para bebés; muchas se ofrecen también de forma virtual.

Controla tu ritmo cardíaco durante los entrenamientos

Ahora que estás bombeando para dos, es más importante que nunca que vigiles tu ritmo cardíaco cuando hagas ejercicio.

La mejor manera de comprobar cuánto te esfuerzas es utilizar la prueba de conversación durante el ejercicio, sin necesidad de tomarte el pulso. Si no puedes hacer ejercicio y hablar simultáneamente, es probable que tu frecuencia cardíaca sea demasiado alta.

Lleva un diario de comidas

Si el síndrome de las piernas inquietas le está volviendo loca, intenta llevar un diario de alimentos y anota lo que comiste antes de experimentar los ataques de SPI.

Algunos descubren que ciertos alimentos -como los carbohidratos consumidos a última hora del día- pueden desencadenar las piernas inquietas. Un diario puede ayudarte a descubrir qué alimentos hacen que tus síntomas mejoren o empeoren.

Combatir la hinchazón

Sabemos que tienes gases e hinchazón. Es normal. Para ayudar a frenar el problema, puedes cambiar los alimentos que provocan flatulencia, como el brócoli y los espárragos, por espinacas y zanahorias menos gaseosas.

Asegúrate también de beber mucha agua y de optar por comidas más pequeñas: cuanto más alimentos ingieras en una sola sesión, más gases expulsarás después.

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos