Buscar

23 Semanas de Embarazo

Tabla de contenidos

Prepárate para un gran estirón: a partir de esta semana, es probable que tu bebé duplique su tamaño durante el próximo mes.

Y con esas hormonas del embarazo a toda marcha, es posible que empieces a notar esa sensación de niebla y confusión conocida como “cerebro del embarazo”.

¿Una solución? Hazte amiga de las notas adhesivas y pega pequeños recordatorios donde los veas por toda la casa.

Tu bebé en la semana 23

¿Te has sonrojado?

La piel del bebé está un poco flácida (pero no lo estará durante mucho tiempo, ya que empieza a formarse grasa) y tiene un tono rosado-rojizo (esto es así en todos los colores de piel), gracias a las venas y arterias que se están desarrollando justo debajo.

Un golpe de efecto

Esos bracitos y piernas tienen más fuerza a día de hoy… ¡Incluso puedes verlos asomar desde el exterior!

El poder de la placenta

La placenta -el sistema de mantenimiento de la vida del bebé recientemente completado- transfiere oxígeno y nutrientes al bebé y elimina los productos de desecho.

¿Cuántos meses son 23 Semanas de Embarazo?​

Si estás embarazada de 23 semanas, estás en el mes 6 de tu embarazo. Solo faltan 3 meses.

¿Todavía tienes dudas? ¡Consulta nuestra calculadora de embarazo y parto!

¿Qué tamaño tiene mi bebé a las 23 semanas?

Con unos 25 centímetros de largo y algo más de medio kilo, esta semana marca el inicio de un importante aumento de peso.

Tu bebé debería duplicar su peso solo en las próximas cuatro semanas, y puede que tú también lo sientas.

La piel y los órganos del bebé

La piel del bebé está un poco flácida, ya que crece mucho más rápido que la grasa, pero pronto empezará a ajustarse a su cuerpo a medida que los depósitos de grasa lo rellenen.

Cuando tu bebé nazca, estará agradablemente relleno desde las mejillas hasta los dedos de los pies.

Y aunque a las 23 semanas de embarazo los órganos y huesos de tu bebé son visibles a través de la piel, se volverán menos transparentes una vez que los depósitos de grasa se asienten.

Es posible que puedas oír los latidos del corazón de tu bebé a través de un estetoscopio

Es probable que ya hayas escuchado los latidos de tu bebé en desarrollo a través de un Doppler varias veces, aunque nunca te cansas de oírlo, pero a estas alturas es posible que tú o tu médico también podáis escucharlo a través de un estetoscopio estándar (aunque a veces, puede ser difícil de encontrar). 

Tu cuerpo en la semana 23 de embarazo

Comienzan los nuevos síntomas

Sí, el bebé que esperas está cómodamente instalado en tu abdomen, pero ya te habrás dado cuenta de que el embarazo te afecta de la cabeza a los pies, y prácticamente en todas partes.

A las 23 semanas de embarazo, tu mente está confusa (es tu cerebro… es tu cerebro con progesterona) y tus pies están creciendo. Las palmas de las manos y las plantas de los pies pueden estar enrojecidas y puedes ser más propensa a sufrir sarpullidos y papilomas.

Las estrías están floreciendo en vibrantes tonos de rosa, rojo, púrpura, marrón rojizo o marrón oscuro en casi todas las superficies disponibles de la piel y… ¡espera! ¿Qué es esa extraña línea oscura que recorre el centro de tu vientre?

Decoloración de la piel

Lo creas o no, se llama “línea oscura”, o línea alba. Un emblema común del embarazo que puede ser más notable en las mujeres de piel oscura, la línea alba se extiende entre el ombligo y el pubis.

Está causada por las mismas hormonas del embarazo responsables de todas las decoloraciones de la piel que puedas estar viendo, como el tono más oscuro de tus areolas y el tono más intenso de las pecas de tus brazos y piernas.

Algunas mujeres, de nuevo, normalmente las de piel más oscura, notan también decoloración en la cara, especialmente en la zona que rodea la nariz, la frente, las mejillas y los ojos. Se llama máscara del embarazo (o melasma) porque aparece como una configuración similar a una máscara en la cara.

 Todos estos cambios en la piel se desvanecerán en unos meses después del parto. Mientras tanto, ponte el corrector, aunque no las cremas blanqueadoras, que de todas formas no funcionarán.

Aprender a relajarse

¿Tu bebé se está convirtiendo en un manojo de nervios? Respira, cariño, respira.

Ahora es un buen momento para aprender algunas técnicas de relajación tranquilizadoras, y no solo porque puedan ayudarte a sobrellevar las preocupaciones del embarazo y, pronto, las contracciones del parto. También te serán muy útiles en esos momentos de maternidad en los que el bebé no para de llorar, el teléfono está sonando y solo estás tú (y tu pequeño) en casa.

El yoga es un desestresante fabuloso, si tienes tiempo para tomar una clase. Pero aquí tienes una técnica de meditación para embarazadas que puedes utilizar en cualquier momento y lugar para calmar tu alma:

1. 1. Siéntate con los ojos cerrados e imagina una escena relajante y pacífica, como una puesta de sol en tu playa favorita, las olas que bañan suavemente la orilla o una vista serena de la montaña con el murmullo de un arroyo.

2. 2. Sube desde los dedos de los pies hasta la cara y concéntrate en relajar cada músculo uno por uno. Respira profundamente por la nariz y exhala por la boca, y procura estar entre 10 y 20 minutos si puedes hacerlo.

Síntomas del embarazo Semana 23

Actividad fetal

Puede que te estés acostumbrando a sentir los movimientos de tu bebé en el útero. Disfruta de estas ligeras patadas antes de que sean más potentes, pronunciadas y a veces dolorosas, como cuando el bebé te da una patada en las costillas, el abdomen o el cuello uterino tan fuerte que duele.

Mucho apetito

Es perfectamente normal que te apetezca devorar el contenido de los armarios de la cocina y de la nevera; al fin y al cabo, tienes un bebé en crecimiento al que alimentar. Así que trata de abastecer tu casa con aperitivos saludables, como fruta, verduras cortadas, frutos secos y galletas integrales.

Hinchazón

Si no puedes deshacerte de esa sensación de haber comido demasiado, estás experimentando los efectos de la progesterona.

Esta hormona hace que el tracto gastrointestinal se relaje y ralentice la digestión, de modo que los nutrientes tienen más tiempo para entrar en el torrente sanguíneo y llegar al bebé. Bebe más agua para ayudar a que todo siga funcionando.

Ronquidos

Este síntoma tan común como molesto del embarazo puede interrumpir tu sueño y el de tu pareja.

En parte debido a la congestión nasal causada por el peso adicional y la inflamación de las membranas mucosas de la nariz, los ronquidos pueden aliviarse utilizando una tira nasal a la hora de acostarse y poniendo en marcha un humidificador de vapor caliente en el dormitorio.

Sangrado de las encías

Reduce la irritación de tus encías, que se hinchan más de lo normal estos días debido a las hormonas, evitando los dulces masticables, cepillándote y usando el hilo dental con regularidad y visitando al dentista al menos una vez mientras estás embarazada.

Hormigueo en las manos

La hinchazón durante el embarazo puede ejercer presión sobre los nervios de las muñecas y provocar el dolor y el hormigueo asociados al síndrome del túnel carpiano.

Si trabajas con un ordenador, haz descansos frecuentes para estirar las manos y asegúrate de que las muñecas están rectas y los codos no están más altos que las manos cuando estás en tu escritorio.

Consejos para la semana 23 del embarazo

¿El secreto de una buena noche de sueño?

Dormir bien por la noche puede ser casi tan difícil cuando se está embarazada como cuando se es padre por primera vez. De hecho, según un estudio, la friolera del 78% de las mujeres experimentan problemas de sueño en algún momento, o en muchos, durante el embarazo.

Con todo lo que está pasando en tu cuerpo -y en tu cerebro- no es de extrañar que un descanso nocturno completo pueda ser tan esquivo. Si te cuesta ponerte cómoda, prueba a deslizar una almohada entre las piernas y a descansar con las rodillas dobladas.

Pregunta por el permiso de maternidad

Aunque faltan semanas para conocer al bebé, es el momento de empezar a pensar en la baja por maternidad. Ponte en contacto con RRHH y con tu supervisor para asegurarte de que todos estáis de acuerdo y de que conoces los detalles.

Rellena tu botella de agua

Ten siempre a mano una botella de agua. Mantenerse hidratada ayuda a mantener el volumen de sangre adicional, renueva el líquido amniótico y refuerza la producción de leche.

Una regla general: Intenta beber entre ocho y diez vasos de agua de 250 ml al día, aunque realmente varía en función de tu tipo y tamaño de cuerpo, de lo activa que seas, etc.

Asegúrate de hablar con tu médico sobre lo que funciona para ti y tu situación.

Toma medidas para prevenir las infecciones urinarias

Ahora que el útero está creciendo, la vejiga es el caldo de cultivo perfecto para las bacterias, lo que puede provocar una infección del tracto urinario.

Por suerte, hay muchas formas de reducir las probabilidades de padecer una ITU durante el embarazo.

Bebe mucha agua y zumo de arándanos (aunque el segundo remedio tiene resultados dispares), idealmente uno que no contenga azúcar añadido.

Comprueba el color de tu orina: si es oscura, no de color paja, no estás ingiriendo suficientes líquidos y podrías estar preparándote para una ITU.

Otros consejos: No te aguantes: orina en cuanto sientas la necesidad y puedas encontrar un baño. Concéntrate en vaciar completamente la vejiga cuando vayas al baño, e intenta inclinarte hacia delante cuando orines. Límpiese de delante a atrás.
Por último, limpia tus genitales y las zonas que los rodean, sobre todo después de mantener relaciones sexuales. Usa ropa interior de algodón y dúchate en lugar de bañarte siempre que sea posible.

Reconsidera los tratamientos capilares

Ahora que has pasado el primer trimestre, ¿estás pensando en hacerte un alisado o un rizado en la peluquería? Quizá debas reconsiderarlo.

Existe la posibilidad de que tus mechones cargados de hormonas respondan de forma extraña a los productos químicos; por ejemplo, podrías acabar con una bola encrespada en lugar de una corona de rizos.

También existe la posibilidad de que las sustancias se absorban a través del cuero cabelludo y lleguen al torrente sanguíneo.

Sin embargo, la mayoría de los profesionales consideran que las mechas son seguras, ya que el color no se aplica tan cerca del cuero cabelludo. También lo son los tratamientos más suaves, como los tintes vegetales o las mezclas sin amoníaco, así que lo más probable es que puedas crear esos tonos castaños o dorados sin problemas.

Pero pregunta. Un profesional o estilista muy precavido puede recomendarte que no hagas ningún tratamiento químico hasta que nazca tu bebé.

Considera la posibilidad de comprar productos orgánicos

No puedes equivocarte si llenas tu plato de frutas y verduras frescas, sean o no ecológicas.

Aun así, los alimentos ecológicos pueden tener algunas ventajas, como que los productos ecológicos tienen menos pesticidas que las frutas y verduras convencionales (si es que tienen alguno).

Los alimentos ecológicos tampoco contienen colorantes, aromatizantes ni conservantes artificiales. Sin embargo, los productos ecológicos suelen ser más caros que las frutas y verduras convencionales y pueden tener una vida útil más corta.

Recuerda que lo más importante es elegir una amplia variedad de alimentos nutritivos y frutas y verduras frescas y maduras de distintos colores. Y sea cual sea el tipo de fruta y verdura que compres -convencional o ecológica-, deberás lavar los productos meticulosamente en agua fría antes de consumirlos.

Prueba el pilates

Todo el mundo (y su vecina embarazada) lo practica, pero ¿es el pilates el ejercicio adecuado para ti? Por supuesto, y no es una exageración.

Esta disciplina mente-cuerpo se centra en fortalecer el tronco y alargar los músculos, aumentando el tono, la fuerza y la flexibilidad, justo lo que necesitas cuando haces ejercicio por dos.

Solo asegúrate de no intentar ninguno de los movimientos por tu cuenta si eres un novato. Es mejor que los practiques con un instructor de Pilates, preferiblemente uno especializado en ejercicios prenatales.

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos