1 y 2 Semanas de Embarazo

Tabla de contenidos

Puede que no lo creas, pero tu embarazo empieza ahora, aunque todavía no estés embarazada.

Esto se debe a que la mayoría de los profesionales empiezan a calcular el tiempo de embarazo basándose en el primer día de tu última menstruación (FUM).

Tu cuerpo se está preparando para la ovulación y para la fecundación, que tendrá lugar en la semana 3.

Tu bebé en las semanas 1 y 2 de embarazo

Protege el cerebro del bebé.

Las mujeres que toman 400 microgramos de ácido fólico al día en esta fase temprana reducen el riesgo de que el bebé sufra defectos del tubo neural hasta en un 70%.

¿Posibilidad de gemelos?

¡Alerta de gemelos! Si tienes más de 35 años, produces muchas hormonas estimulantes del folículo y más folículos, lo que aumenta la posibilidad de que se liberen dos o más óvulos durante la ovulación.

¡Estás embarazada!. ¿Lo estás?

Sorpresa: en realidad no estás embarazada durante la primera semana de embarazo. La fecha del parto se calcula a partir del primer día de la última menstruación.
 
 

1 y 2 semanas de embarazo, ¿cuántos meses son?

Si estás embarazada de 1 y 2 semanas, estás en el mes 1 de tu embarazo. ¡Sólo faltan 8 meses!

¿Todavía tienes dudas? ¡Consulta nuestra calculadora de embarazo y parto!

Preparando la ovulación

No, no hay ningún bebé ni embrión a la vista. Al menos, todavía no; sólo un óvulo y un montón de espermatozoides ansiosos en sus respectivas puertas de salida.

Pero en las semanas 1 y 2 del embarazo (la semana de la última menstruación e inmediatamente después) tu cuerpo se esfuerza por prepararse para el acontecimiento que allana el camino al bebé: la gran O, o la ovulación.

En este momento, tu útero ha empezado a prepararse para la llegada de un óvulo fecundado, aunque no sabrás con certeza si ese óvulo se ha emparejado con el esperma hasta el mes que viene.

Calcular la fecha del parto

¿Cómo puedes llamar a esta tu primera semana de embarazo si ni siquiera estás embarazada?

Es muy difícil para tu médico determinar el momento exacto en que comienza el embarazo (cuando el esperma se une al óvulo).

Mientras que el inicio de la menstruación es ineludible, el día exacto de la ovulación puede ser difícil de precisar. Además, el esperma de tu pareja puede permanecer en tu cuerpo durante varios días antes de que el óvulo salga a recibirlo. Asimismo, tu óvulo puede permanecer hasta 24 horas esperando a que los espermatozoides tardíos hagan su aparición.

Por eso, para que todos los embarazos tengan un calendario estándar, la mayoría de los profesionales utilizan el primer día de la última menstruación como fecha de inicio de las 40 semanas de embarazo.

¿Sigues confundida? Piensa en ello como una ventaja, ya que estarás en unas dos semanas de embarazo antes de concebir.

Tu cuerpo en las semanas 1 y 2 de embarazo

Tu última menstruación

Acabas de tener tu última menstruación, al menos durante un tiempo: El revestimiento del útero se está desprendiendo, llevándose consigo el óvulo no fecundado del mes pasado.

Pero eso no es lo único que ocurre. Comienza un nuevo ciclo, que es el punto de partida del embarazo.

Tu ciclo menstrual está orquestado por una sinfonía de hormonas que actúan de forma conjunta.

La primera en entrar en acción es la FSH (hormona foliculoestimulante), que -lo has adivinado- estimula la maduración de los folículos, algunos más rápido que otros.

Una segunda hormona, la hormona luteinizante (LH), aumenta alrededor del día 5 y también trabaja con la FSH para estimular los folículos.

Cada folículo contiene un óvulo y cada mes sólo un folículo se convierte en el dominante, destinado a la ovulación.

A medida que los folículos maduran, producen otra hormona, el estrógeno, que hace dos cosas: en primer lugar, fomenta que el revestimiento del útero comience a engrosar de nuevo, en segundo lugar, una vez que se alcanza un nivel suficientemente alto de estrógeno, se desencadena un pico en la producción de LH.

Esa oleada de LH hace que el óvulo del folículo más maduro atraviese la pared ovárica (un proceso que probablemente conozcas mejor como ovulación, que generalmente se produce entre 24 y 36 horas después de la oleada de LH) para encontrarse con el Sr. Correcto, el afortunado espermatozoide que convertirá ese ansioso óvulo en un bebé y hará que el trabajo de preparación de tu cuerpo valga la pena.

Lo creas o no, la cuenta atrás para el día del parto empieza ahora, durante el periodo anterior a la fecundación, aunque el óvulo y el esperma ni siquiera hayan estado en la misma habitación (o en el útero).

Y si no te quedas embarazada esta vez, no te estreses: Una pareja media y sana de entre 20 y 30 años tiene entre un 25 y un 30 por ciento de posibilidades de quedarse embarazada en cada ciclo.

Mientras tanto, tu útero se prepara para su nuevo inquilino, sé una buena casera.

Piensa en estas dos semanas de espera como un último paseo antes de que el bebé se haga con las llaves.

Puede que técnicamente aún no estés embarazada, pero no es demasiado pronto para actuar como si lo estuvieras. Empieza a tomar tu vitamina prenatal, deja el alcohol y el tabaco y emprende una dieta prenatal saludable y una rutina de ejercicios.

Baja la temperatura para potenciar la fertilidad

¿Intentando hacer un bebé? Apaga la manta eléctrica y caliéntense mutuamente a la antigua usanza. Los estudios demuestran que el calor excesivo y prolongado -como el que producen las mantas eléctricas, las almohadillas térmicas, los asientos con calefacción e incluso los ordenadores portátiles que se colocan en el regazo del hombre- puede afectar negativamente a los temperamentales testículos, ya que ralentiza la producción de esperma (¡y tú quieres esperma en abundancia ahora mismo!).

Además, todos los acercamientos que tendrás que hacer para mantenerte caliente generarán el tipo de calor que realmente puede hacer que nazcan los bebés.

Más formas de aumentar las probabilidades de conseguir un óvulo fecundado:

Intenta abstenerte de practicar sexo oral antes del evento principal, ya que la saliva puede tener un impacto negativo en la actividad y movilidad de los espermatozoides… y los quieres vivos y coleando.

Lo mismo ocurre con la mayoría de los lubricantes, así que déjalos a un lado mientras intentas concebir.

Síntomas del embarazo Semana 1 y 2

La temperatura baja y luego sube

La temperatura corporal basal, o TCB, desciende hasta su punto más bajo justo antes de la ovulación, y luego se dispara inmediatamente medio grado en cuanto se produce la ovulación. Así que compra un termómetro basal digital especial y empieza a hacer un seguimiento. A lo largo de unos meses, podrás observar un patrón para predecir mejor cuándo se produce ese momento mágico cada mes (¡y cuándo saltar a la cama!).

Aumento del moco cervical

Si has estado controlando tu moco durante estos meses de TTC, ya sabes que cambia de consistencia de una semana a otra. Ahora mismo tu moco es probablemente espeso, pegajoso y cremoso, pero a medida que te acercas al día C (la concepción), el volumen aumentará y empezará a tener un aspecto turbio.

Consejos para la semana 1 y 2 de embarazo

Toma ácido fólico

No hay duda de que tu cuerpo trabaja más de la cuenta cuando estás embarazada, así que ayúdale a obtener los nutrientes adicionales que necesita para la formación del bebé tomando de 400 a 600 microgramos de ácido fólico al día de todas las fuentes, incluidas las vitaminas prenatales y los alimentos ricos en folatos.

Las investigaciones han demostrado que tomar ácido fólico a partir del momento en que se está tratando de quedar embarazada y continuar diariamente durante todo el embarazo no sólo ayuda a concebir, sino que tiene importantes beneficios para la salud de las mujeres embarazadas y sus bebés.

El ácido fólico (y su forma natural, el folato) puede ayudar a reducir el riesgo de defectos de nacimiento, incluidos los defectos congénitos del corazón y del tubo neural de tu bebé, e incluso se ha demostrado que reduce las posibilidades de diabetes gestacional, parto prematuro y aborto espontáneo.

Pregunta a tu médico sobre los medicamentos

Si estás tomando un medicamento con receta, de venta libre o a base de plantas, pregunta a tu médico lo antes posible si es seguro seguir tomándolo durante el embarazo.

Los preparados a base de plantas no han sido probados ni aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y no están obligados a someterse a ensayos clínicos.

Por lo tanto, su seguridad, o la falta de ella, se desconoce.

Incluso las hierbas que has oído que podrían ser útiles durante el embarazo pueden ser perjudiciales en algún momento de los próximos nueve meses. Por lo tanto, obtén siempre el visto bueno de tu médico antes de tomar cualquier medicamento o suplemento de hierbas de cualquier tipo.

Detecta los primeros signos del embarazo

Puede que falten semanas para que te hagas la prueba de embarazo, pero la madre naturaleza puede avisarte con los primeros síntomas del embarazo.

Algunos, como el aumento del olfato y la sensibilidad de los pechos, pueden aparecer incluso antes de que te baje la regla, mientras que otros, como el manchado y la frecuencia urinaria, aparecen una o dos semanas después de la concepción.

¿No has notado ningún síntoma nuevo? Muchas mujeres no notan ningún síntoma hasta pasadas unas semanas o más de su embarazo, y algunas afortunadas no lo notan en absoluto.

Comprar pruebas de embarazo

Ya estás imaginando el momento en que aparecen esas mágicas líneas dobles, signos de más o respuestas afirmativas en tu prueba de embarazo casera. Pero antes de llegar a ese momento, tendrás que recorrer los pasillos de la farmacia para elegir el que más te guste.

Una pregunta que te puede surgir: ¿Las pruebas de embarazo baratas son diferentes de las caras? La verdad es que no. Todas las pruebas de embarazo caseras funcionan de la misma manera -midiendo los niveles de la hormona del embarazo hCG- y tienen una precisión de hasta el 99% si sigues las instrucciones.

Algunas pruebas más caras pueden ser más sensibles a la hCG que otras, o funcionar un poco más rápido. Pero ten por seguro que, tanto si eliges una prueba de 5 como de 25 dólares, tus resultados serán igual de precisos.

Repasa tus conocimientos sobre las hormonas del embarazo

Tus hormonas serán las culpables de casi todos los síntomas del embarazo que experimentarás durante los próximos nueve meses, por lo que tiene sentido que te familiarices con algunos de los principales actores del embarazo.

¿Nariz tapada? Atribúyelo a todo ese estrógeno extra, que está ayudando al crecimiento del útero y a la formación de los órganos del bebé.

¿Pelusa en la cara? Agradécelo a la prolactina, que ayuda a aumentar el tamaño de tus pechos y a iniciar la lactancia.

¿Dolor de espalda y articulaciones? Eso sería obra de la hormona relaxina, que (haciendo honor a su nombre), ayuda a aflojar los músculos, las articulaciones y los ligamentos de tu cuerpo para prepararse para el parto

Los primeros signos del embarazo, como la hinchazón, la fatiga y la sensibilidad en los pechos, son muy similares a los síntomas del síndrome premenstrual y pueden aparecer una semana antes de la llegada del último periodo.

Otros síntomas, como un flujo vaginal constantemente cremoso o una temperatura corporal basal (TCB) elevada, suelen ser signos de embarazo, pero pueden ser difíciles de detectar.

Un síntoma que sólo aparece durante el embarazo: un cambio en el color o el tamaño de la areola (se verá más oscura o más ancha).

Busca señales de ovulación

Sé una detective de la ovulación.

En el momento de máxima fertilidad -que, dependiendo de la duración de tu ciclo menstrual, es de 11 a 21 días desde el primer día de tu última regla-, el moco cervical aumenta y se vuelve más fino, pegajoso y resbaladizo.

Para saber cuándo estás ovulando, puedes utilizar un test casero llamado kit de predicción de la ovulación, que funciona midiendo los niveles de la hormona luteinizante (LH) en la orina.

Otros signos de ovulación a los que hay que prestar atención son una temperatura corporal basal ligeramente más baja (que luego vuelve a subir), un ligero manchado, calambres en el bajo vientre y un mayor deseo sexual.

¿Más preguntas?

Regístrate en nuestra newsletter y accede a información y descuentos exclusivos